Las permutaciones del mito

Las permutaciones del mito 1

Género Clase Raza Orientación Orden permutación
Hombre Capitalista Blanco Hetero 1
Mujer Capitalista Blanca Hetero 2
Hombre Proletario Blanco Hetero 3
Mujer Proletaria Blanca Hetero 4
Hombre Capitalista No blanco Hetero 5
Mujer Capitalista No blanca Hetero 6
Hombre Proletario No blanco Hetero 7
Mujer Proletaria No blanca Hetero 8
Hombre Capitalista Blanco Homo 9
Mujer Capitalista Blanca Homo 10
Hombre Proletario Blanco Homo 11
Mujer Proletaria Blanca Homo 12
Hombre Capitalista No blanco Homo 13
Mujer Capitalista No blanca Homo 14
Hombre Proletario No blanco Homo 15
Mujer Proletaria No blanca Homo 16

 

Las permutaciones del mito 2

Género Orientación sentida Orientación impuesta Resultado
Hombre Hetero Hetero Hombre 1
Mujer Hetero Hetero Mujer 1
Hombre Homo Hetero Gay 1
Mujer Homo Hetero Lesbiana 1
Hombre Hetero Homo Alteridad 1
Mujer Hetero Homo ¿?
Hombre Homo Homo Gay 2
Mujer Homo Homo Lesbiana 2

 

Las permutaciones del mito 3 (orientación de las relaciones de prostitución; un individuo puede situarse en más de una fila)

Género Prostituta Cliente Orientación Resultado
Hombre No No Hetero 1
Mujer No No Hetero 2
Hombre No Hetero 3
Mujer No Hetero 4
Hombre No Hetero 5
Mujer No Hetero 6
Hombre Hetero 7
Mujer Hetero 8
Hombre No No Homo 9
Mujer No No Homo 10
Hombre No Homo 11
Mujer No Homo 12
Hombre No Homo 13
Mujer No Homo 14
Hombre Homo 15
Mujer Homo 16

 

Las permutaciones del mito 4

Género prostituta Género cliente Relación Resultado
Mujer Hombre Penetración Violación
Mujer Hombre Penetración No violación
Hombre Hombre Penetración Violación
Hombre Hombre Penetración No violación
Mujer Mujer Penetración Violación
Mujer Mujer Penetración No violación
Hombre Mujer Penetración Violación ¿?
Hombre Mujer Penetración No violación ¿?

 

 Las permutaciones del mito 5

Género 1 Género 2 Relación Relación Resultado
X Z Matrimonio Penetración Violación
X Z Matrimonio Penetración No violación
X Z Prostitución Penetración Violación
X Z Prostitución Penetración No violación
X X Matrimonio Penetración Violación
X X Matrimonio Penetración No violación
X X Prostitución Penetración Violación
X X Prostitución Penetración No violación

 

Las permutaciones del mito 6

Género 1 Género 2 Relación Resultado
Hombre Mujer Coito Consentido
Hombre Mujer Coito Violación
Hombre Mujer Cunnilingus Consentido
Hombre Mujer Cunnilingus Agresión/violación
Mujer Mujer Coito (o similar) Consentido
Mujer Mujer Coito (o similar) Violación
Mujer Mujer Cunnilingus Consentido
Mujer Mujer Cunnilingus Agresión/violación
Alteridad 1 Mujer Coito Consentido
Alteridad 1 Mujer Coito Violación
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Consentido
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Agresión/violación

 

Las permutaciones del mito 7

Género 1 Género 2 Relación Resultado Etapa
Hombre Mujer Coito Consentido Denuncia
Hombre Mujer Coito Consentido No denuncia
Hombre Mujer Coito Violación Denuncia
Hombre Mujer Coito Violación No denuncia
Hombre Mujer Cunnilingus Consentido Denuncia
Hombre Mujer Cunnilingus Consentido No denuncia
Hombre Mujer Cunnilingus Agresión/violación Denuncia
Hombre Mujer Cunnilingus Agresión/violación No denuncia
Mujer Mujer Coito (o similar) Consentido Denuncia
Mujer Mujer Coito (o similar) Consentido No denuncia
Mujer Mujer Coito (o similar) Violación Denuncia
Mujer Mujer Coito (o similar) Violación No denuncia
Mujer Mujer Cunnilingus Consentido Denuncia
Mujer Mujer Cunnilingus Consentido No denuncia
Mujer Mujer Cunnilingus Agresión/violación Denuncia
Mujer Mujer Cunnilingus Agresión/violación No denuncia
Alteridad 1 Mujer Coito Consentido Denuncia
Alteridad 1 Mujer Coito Consentido No denuncia
Alteridad 1 Mujer Coito Violación Denuncia
Alteridad 1 Mujer Coito Violación No denuncia
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Consentido Denuncia
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Consentido No denuncia
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Agresión/violación Denuncia
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Agresión/violación No denuncia

 

Las permutaciones del mito 8

Género 1 Género 2 Relación Etapa Resultado
Hombre Mujer Coito Denuncia Culpable
Hombre Mujer Coito Denuncia Inocente
Hombre Mujer Cunnilingus Denuncia Culpable
Hombre Mujer Cunnilingus Denuncia Inocente
Alteridad 1 Mujer Coito Denuncia Culpable
Alteridad 1 Mujer Coito Denuncia Inocente
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Denuncia Culpable
Alteridad 1 Mujer Cunnilingus Denuncia Inocente

 

Las permutaciones del mito 9

Género 1 Género 2 Estado género 1 Auto-conciencia Posicionamiento
Hombre Mujer Denunciado Inocente Declararse culpable
Hombre Mujer Denunciado Culpable Declararse culpable
Hombre Mujer Denunciado Inocente Denuncia falsa
Hombre Mujer Denunciado Culpable Denuncia falsa
Hombre Mujer Denunciado Inocente Crítica tratamiento (*)
Hombre Mujer Denunciado Culpable Crítica tratamiento (*)
Alteridad 1 Mujer Denunciado Inocente Declararse culpable
Alteridad 1 Mujer Denunciado Culpable Declararse culpable
Alteridad 1 Mujer Denunciado Inocente Denuncia falsa
Alteridad 1 Mujer Denunciado Culpable Denuncia falsa
Alteridad 1 Mujer Denunciado Inocente Crítica tratamiento (*)
Alteridad 1 Mujer Denunciado Culpable Crítica tratamiento (*)

 

(*) Crítica tratamiento: crítica al tratamiento que reciben las denuncias por parte de las administraciones del Estado (y de Justicia), crítica al tratamiento que se hace de la acusación o de las víctimas, pero también de los acusados, falta de graduación de penas, penas y condenas establecidas en función del estatus social del acusado (en función de varios parámetros), pura voluntad punitivista, alta victimización de las mujeres por el hecho de ser mujeres (refuerzo del mito de la mujer, niña, objeto dependiente del hombre o del Estado (patriarcal)), falta total de concepto alguno de reciprocidad (que no simetría), falta de medios para las víctimas, reparto influido por favores de los presupuestos públicos (asociaciones incluidas y excluidas por razones políticas), falta de medios de reinserción para los condenados, políticas con nobles objetivos viciadas por los partidos políticos, falta de correctas medidas de las situación  inicial y de su evolución, manipulación informativa, etc.

Anuncis

El joker se va de vacaciones, el 0 ya llegó (recopilación)

El joker se va de vacaciones, el 0 ya llegó.

* Diez reflexiones sobre la presunción de inocencia en los políticos

http://www.eldiario.es/zonacritica/reflexiones-presuncion-inocencia-politicos_6_130946923.html

* Pues tiene mucha razón, creo yo << Una lectora lamenta lo poco que los movimientos sociales (salvo el feminismo) se implican contra la reforma del aborto >>

http://www.pikaramagazine.com/2013/05/manias/

* “Hay grupos organizados para atacar la igualdad”, “La abogada Amparo Díaz está especializada en casos de violencia machista”

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2013/05/10/andalucia/1368197808_786849.html

<< “No es casual que se difundan las imágenes de feminazis, cuando el feminismo solo ha traído beneficios” vía @el_pais >>

Pues sí, tiene razón, ya me he dado cuenta. Aunque también he de decir: cubrid mejor vuestras espaldas, porque hay que defensas dan pena. Me da por pensar mal. Y sí, unos problemas adicionales es que las personas del ámbito del derecho (abogados, jueces, especialistas) son en su mayoría conservadoras y no tienen formación específica en violencia de género.

A todo esto, lo de El País es vergonzoso. Tanta coña con la violencia de género, pero lo rápido quieren limpiar a Hector Barberá, pobrecito: aunque sea una pelea eso también es violencia machista y maltrato, siendo rigurosos.

“Barberá, condenado a seis meses de prisión por una pelea de pareja”

http://deportes.elpais.com/deportes/2013/05/10/actualidad/1368201796_616974.html

Tanta coña con el tema, pero hacen unas coberturas mediáticas maravillosas a Arturo Perez Reverte, el mismo que llama a las feministas “feminazis”.

“Pérez Reverte arrasa en la Feria del Libro de Buenos Aires”

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/05/12/actualidad/1368336844_916591.html

Estoy bastante harto de los machistas hipócritas propietarios y editores de El País. Iros a la …..

* << Feminismo anticapitalista, esa Escandalosa Cosa y otros palabros >> Amaia Orozco

http://www.feministas.org/spip.php?article239

[esto no lo publican en El País !!!!!]

<< Posicionar lo económico como terreno prioritario de la lucha feminista: lo económico es algo que nos queda bastante al margen, lo miramos como el terreno propio de “las expertas”, las economistas feministas… Porque ahora nos ha caído la breva de tener economistas entre las feministas, con lo que ya podemos delegar tranquilas. Y las economistas, (muy feministas todas nosotras), ya tenemos un espacio intocable en el que sentirnos alguienes… Con toda nuestra buena intención, las economistas feministas podemos hacer mucho daño, en la medida en que reforcemos la idea de que lo económico es algo esotérico que sólo las iniciadas podemos entender. Personalmente, para lo único que me ha servido estudiar la carrera (¡y el doctorado!) de economía ha sido para perderle todo el respeto. Y esa es otra clave.

Perder el respeto a la economía: que nunca, nunca nos corten nuestras reivindicaciones con argumentos técnicos. Primerito de todo, pensemos qué queremos… >>

Yo soy economista (o proyecto de) y creo que tiene mucha razón: no hace falta ser un experto para opinar en economía, ya que son un conjunto de relaciones sociales en las que todas las personas estamos inmersas, a todo el mundo afectan. Siempre se puede aprender de personas que no han estudiado la Economía en la academia (aunque no siempre de todas….).

Dicho esto, quizá algunas feministas también deberían abrir los debates y las discusiones relativas a los géneros. Hay veces que queda demasiado claro que están en su << espacio intocable en el que sentirnos alguienes >> y se dedican a menospreciar a toda persona que no se ha leído su bibliografía de referencia (especialmente si son hombres, con una actitud que recuerda a las series de adolescentes de instituto: “aaaa aquí mandamos nosotras, las chicas, aaaaa”.) Lo único que consiguen es quedar como unas resabidas prepotentes.

[nota: si he criticado tanto a ese tío, es también porque este tipo de “monadas” con los datos, las estadísticas (en ese caso un censo) y los argumentos ya me las conozco de los “economistas oficiales”; me las conozco demasiado…. esas “demostraciones” estadísticas….]

* También he de aceptar que lo de las últimas semanas ha tenido un poco de pataleta. Sólo un poco, hay más cosas. En una ocasión hice un comentario sobre la infantilización de la sociedad en general; lo constato. [jejeje norma número 1: ríete de tí mismo]

Mails al CGPJ y al Observatorio (conclusión)

Mail enviado al buzón de sugerencias del  CGPJ 1:

Buenos días,

Les escribo en relación a un artículo reciente de Miguel Lorente Acosta: “Cantos rodados (Las denuncias falsas y sus números)” [el link: http://blogs.elpais.com/autopsia/2013/04/cantos-rodados-las-denuncias-falsas-y-sus-n%C3%BAmeros.html].

Soy una persona autodidacta y desde hace un tiempo intento entender el funcionamiento de la LIVG. Me preocupa mucho el bulo de las denuncias falsas, pero hay cosas en este artículo que no entiendo. Por favor, les pido si me pueden responder porque yo ya no entiendo nada.

1) Yo no consigo encontrar el informe que cita Lorente: “Informe del Observatorio del CGPJ sobre la evolución de las denuncias de julio de 2005 a junio de 2012”. ¿Este informe existe? ¿Está publicado en la página web del CGPJ? ¿Está publicado en formato papel?

2) Yo he encontrado el informe: “Balance de siete años de la creación de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer” del Observatorio contra la violencia doméstica y de género. Este enlace contiene dos archivos del Balance: “El Observatorio informa: siete años JVM” y “Datos estadísticos: Siete años JVM”. ¿Creen que Lorente hace referencia al Balance? Yo supongo que sí.

3) Lorente da el dato: “1.034.613 denuncias (963.471 por delitos y 71.142 por faltas)”. Yo no encuentro estos datos en ningún informe del CGPJ. ¿Es esta afirmación correcta? ¿Hay datos publicados por el CGPJ sobre el número de denuncias entre el segundo semestre de 2005 y el primero de 2012 (el periodo incluido en el Balance)? ¿Dónde?

En el Balance consta: “los Juzgados de Violencia sobre la Mujer han instruido un total de 963.471 delitos [… y] han enjuiciado un total de 71.142 faltas”. La suma de los delitos es de 1.034.613. Los números de Lorente coinciden con los números del Balance, pero Lorente habla de denuncias y el Balance de delitos y faltas: ¿es en general correcto asociar el número de delitos y faltas con el número de denuncias? ¿son iguales? ¿es correcto en este caso?

4) Lorente da el dato: “mujeres agredidas 656.212”.  Yo no encuentro  este dato en ningún informe del CGPJ. ¿Es este dato correcto? En su defecto, ¿es cierto que 656.212 mujeres han denunciado “lesiones y malos tratos”? ¿Hay algún dato publicado por el CGPJ sobre el número de mujeres agredidas? ¿Y sobre el número de mujeres que han denunciado “lesiones y malos tratos”? ¿Referido a este período?

En el Balance consta: “la mayoría fueron delitos por lesiones y malos tratos, con 656.212 casos”. El número coincide con el del artículo de Lorente. ¿Tiene algo que ver el uno con el otro? ¿Es correcto asociar el número de delitos de “lesiones y malos tratos” con el número de mujeres agredidas o mujeres denunciantes?

5)  Lorente da el dato: “el total de los hombres denunciados fue de 714.412 […] hombres maltratadores”. Yo no encuentro  este dato en ningún informe del CGPJ. ¿Es este dato correcto? ¿Ha habido 714.412 hombres denunciados (en este período)? ¿denunciados por “lesiones y malos tratos”? ¿Hay algún dato publicado por el CGPJ sobre el número de hombres denunciados? ¿Referido a este período?

Tal y como en el punto (4) soy capaz de imaginar a qué número hace referencia Lorente, en este caso no llego a entender de dónde proviene este dato. ¿Me pueden indicar cómo Lorente obtiene este dato?

6) Lorente da el dato: “Los sobreseimientos que se produjeron fueron 328.167”. Yo no encuentro  este dato en ningún informe del CGPJ. ¿Es este dato correcto? ¿Ha habido  328.167 sobreseimientos? ¿Hay algún dato publicado por el CGPJ sobre el número de sobreseimientos en este período?

En el Balance anexo estadístico página 25 hay publicado el dato siguiente: 276.056 sobreseimientos provisionales en los JVM. Este es el único dato referido al total de sobreseimientos en este período y en el Balance, ¿no es así?

Hay que notar que si uno hace la operación: 656.212 – 328.045 = 328.167. Es decir, si al número de delitos de lesiones y malos tratos le restamos el número total de sentencias obtenemos el número que Lorente da como el número total de sobreseimientos.

¿Es esto correcto? ¿Es una relación espuria? ¿Es el número total de sobreseimientos el resultado de restar a los delitos de lesiones y malos tratos el número total de sentencias? ¿Me pueden explicar qué está haciendo Lorente?

7) Lorente da el dato: “Las condenas por las AP son del 80’5% y las de los JVM el 52’1%”. ¿Es esto correcto?

En el Balance, lo que yo entiendo es que: “Las condenas en las AP son del 80,5%, en los JP del 52% y en los JVM del 78,7%”. ¿No es así?

8) ¿Qué consideran de la siguiente afirmación? ¿Refleja correctamente el funcionamiento del sistema judicial?

Según Lorente: “Las condenas por las AP son del 80’5% y las de los JVM el 52’1%, diferencia que está relacionada con la mayor gravedad de la violencia en los casos que llegan a las Audiencias y, por tanto, por el menor margen a la interpretación sobre la realidad de la violencia”.

9) ¿Qué opinión les merece este artículo de Lorente?

Les ruego que por favor me aclaren todas estas dudas. Me gustaría entenderlo. Lo siento, seguramente es mi error, pero yo no lo veo claro. Creo que es un tema muy importante sobre el que no deben existir ni generarse dudas. Muchas gracias

Reciban mis saludos cordiales

 

Respuesta del buzón de sugerencias del  CGPJ 1:

Acusamos recibo a su formulario electrónico de fecha 29 de abril de 2013.

En respuesta al mismo, le informamos de que los datos recabados por el Observatorio del Violencia sobre la Mujer son los que están disponibles en nuestra página Web, en el siguiente enlace:

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia_domestica_y_de_genero/El_Observatorio_contra_la_violencia_domestica_y_de_genero

Esta comunicación tiene carácter meramente informativo. La presentación de su escrito no suspende los plazos establecidos en las leyes para el ejercicio de cualquier recurso, acción o derecho que pudiera asistirle.

Reciba un cordial saludo,

 

Mail enviado al buzón de sugerencias del  CGPJ 2:

Buenos días,

Muchas gracias por la respuesta. ¿Pero los datos que da el señor Lorente son correctos? ¿Cuáles son correctos? ¿Hay alguna manera de pedir una comprobación por parte del CGPJ de los datos que da?

Saludos Cordiales

 

Respuesta del buzón de sugerencias del  CGPJ 2:

Estimado Sr.

Entendemos que los datos del artículo al que se refiere los habrá obtenido su autor de nuestra página Web, sin que le podamos dar otra información desde esta Unidad.

Reciba un cordial saludo,

 

Mail enviado al buzón de sugerencias del  CGPJ 3:

Estimado Sr.,

Perdone que insista tanto en el asunto y ocupe su tiempo. ¿Podría indicarme por favor si hay alguna Unidad a la que me pueda dirigir? ¿A qué Unidad debería formular la pregunta? ¿Cómo se realiza un requerimiento de información al CGPJ, si es posible?

Saludos cordiales,

 

Respuesta del buzón de sugerencias del  CGPJ 3:

Sr,

En su caso, debería ponerse en contacto con el propio Observatorio (917006300 – Centralita).

Un saludo,

 

Mail enviado al buzón de sugerencias del  CGPJ 4:

Sr.,

Muchas gracias. Tenga un buen día.

Saludos cordiales

*** Entonces llamé al número indicado. Ahí me indicaron otro número de teléfono donde me dieron el mail del observatorio ***

 

Mail enviado al Observatorio contra la violencia doméstica y de género 1:

[Es el mismo mail enviado que al CGPJ. No recibo respuesta]

 

Mail enviado al Observatorio contra la violencia doméstica y de género 2:

Buenos días,

Hace 8 días les mandé un e-mail en relación a un artículo de Miguel Lorente (abajo), pero no he recibido ninguna respuesta. Les quería preguntar si han recibido bien el correo y si tienen previsto darme alguna respuesta.

Muchas gracias. Reciban mis saludos cordiales

 

Respuesta del Observatorio contra la violencia doméstica y de género 2:

Estimado Sr.:

En primer lugar queremos agradecerle el haberse puesto en contacto con el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género. Le indicamos  que puede localizar  nuestros datos oficiales en página web:

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia_domestica_y_de_genero/Actividad_del_Observatorio

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Temas/Violencia_domestica_y_de_genero/Actividad_del_Observatorio/Informes_de_violencia_domestica/Balance_de_siete_anos_de_la_creacion_de_los_Juzgados_de_Violencia_sobre_la_Mujer__2005_2012_

Respecto a las valoraciones y opiniones que nos  solicita,  las mismas  se  difunden de modo oficial  en notas de prensa o en entrevistas con los medios de comunicación.

Un cordial saludo,

 

Valoraciones finales

Después de 3 mails al CGPJ, 2 llamadas y 2 mails más al Observatorio me han respondido… con una evasiva. En fin, a buen entendedor pocas palabras bastan. Espero que todos hayamos aprendido algo, yo también.

Si lo que Lorente es  aclarar el tema, ha ser preciso. Sólo la frase “la fuente que cita no se encuentra y los datos que utiliza tampoco se encuentran en las fuentes disponibles” es lapidaria. No debería de ser necesario añadir nada más. Es él quien debe explicar de dónde provienen esos números; debería haberlo explicado bien en el primer artículo.

Ante todo, poner el nombre correcto de la fuente utilizada o referida no está de más. Luego, se podría alegar que Lorente hace un seguido de simplificaciones y aproximaciones sobre los datos disponibles. En este caso lo debería indicar. No se pueden dar datos aproximados (variable aproximada) como si fueran datos provenientes de un censo exhaustivo (el dato disponible en la estadística del CGPJ). Al hacer esto induce al error: el lector ha de conocer los datos originales, aunque luego la explicación que se haga esté simplificada porque se trate de un artículo periodístico.

Es sintomático que el primer dato que da, el número total de denuncias, no esté publicado por el CGPJ. Lo que él hace, sumar delitos y las faltas, no coincide con el número de denuncias. Lo que sucede entonces es que la persona que se va a la fuente disponible [la fuente indicada en el mail del Observatorio] se encuentra para su asombro que en la primera página el propio CGPJ dice que este dato, las denuncias totales, no está publicado.

Acto seguido, se encuentra que pasa lo mismo para el número de hombres, mujeres y sobreseimientos. Estos datos no están publicados

Se podría alegar que los datos que Lorente da como inapelables pueden ser utilizados como aproximaciones razonables. No cuesta nada decirlo. En caso contrario lo que parece es que está insultando la inteligencia del lector. ¿En general una persona no puede entender que está aproximando el número de mujeres por el número de delitos? ¿Tanto cuesta decirlo?

No contento con esto, luego utiliza estas aproximaciones para hacer operaciones (aproximaciones de aproximaciones) y presentarlas como un resultado exacto. ¿Es necesario ir sumando imprecisiones? ¿Hasta qué punto? ¿Hasta que el texto no tenga ningún tipo de rigor?

En relación a los argumentos que da Lorente, aunque yo pueda estar de acuerdo con las líneas generales de alguno de ellos (por ejemplo, que hay hombres reincidentes, que de un sobreseimiento no se desprende la inocencia del acusado ni genera dudas sobre la veracidad de la acusación, que el tema de las denuncias falsas es un bulo, que la preocupación principal de los poderes públicos debe ser facilitar justicia a las mujeres agredidas o que la mayoría de sentencias son condenatorias), lo primero que debo decir es que no es posible dar argumentos claros sobre unos números que bailan. Si se utilizan aproximaciones, se debe indicar.

En segundo lugar a la imprecisión de los datos se mezcla con una interpretación del funcionamiento del sistema judicial cuanto menos dudosa. A las confusiones (simplificaciones) iniciales se le suma la confusión final sobre los juzgados que emiten sentencias y sus valores. Uno llega a tener serias dudas de los conocimientos del Lorente sobre el  tema que está tratando.

En tercer lugar hay que remarcar que los argumentos jurídicos que da tampoco son intachables. Hacer comparaciones de porcentajes que hacen referencia a denominadores diferentes sin indicarlo es equívoco. La propia comparación sobreseimientos/denuncias ya introduce de por sí algunos pequeños equívocos (aún más si consideramos que los datos que utiliza son aproximados y tampoco lo dice). Para explicar los porcentajes de condenas en los juzgados se deben tener en cuenta los tres juzgados (JVM, JP y AP) y no sólo dos (y por supuesto no confundir los datos). No estaría de más hacer un comentario sobre las elevaciones.

Pasar de número de delitos de “lesiones y malos tratos” a mujeres agredidas y de una operación (que incluye estos mismos delitos pero que no llego a deducir en su totalidad) a hombres maltratadores sin argumentarlo también es equivoco. Lorente llega al resultado que hay más hombres maltratadores que hombres condenados (aproximando los valores) y esto es así porque los hombres son maltratadores por ser acusados de un delito, no por ser condenados por ello. Es un argumento jurídico justificable, pero como mínimo se ha de argumentar.

En conclusión, este artículo es una auténtica maraña de datos y equívocos e incorrecciones jurídicas. Un conjunto de medias verdades que se tambalean. Los troles lo saben y cuando Lorente escribe un artículo están ahí esperando para captar nuevos adeptos. Por un lado, cuando la gente pide aclaraciones sobre los datos a Lorente, él no responde (el segundo artículo que escribió, es la aclaración de algunos de sus argumentos, pero no corrige nada de los datos del primero). Por el otro, los troles intentan aprovechar las dudas que se generan para captar nuevos adeptos. Con defensas como esta, los ataques están de más.

No tengo nada más que decir. Yo no tengo ganas de enzarzarme en un tema que no es el mío. Yo no tengo ninguna buena explicación a dar. Estoy harto de hacer intrusismo, me agota. Quiero que me expliquen bien las cosas, y ya está.

Más allá de la discusión sobre este artículo, os regalo dos críticas más a las políticas de géneros (y van 5).

Si a la LIVG se le llamó ley integral fue justamente para disimular que de integral no tiene nada. Es una ley integral que se ciñe a las relaciones afectivas. Da a entender que la violencia de género es algo que se da en exclusiva en las parejas heterosexuales (¡matrimonio!), cuando yo creo que se puede dar en otros ámbitos (en la calle, en el trabajo). Es más, se puede argumentar que al llamarla ley integral se refuerza la idea de que el ámbito natural de la mujer es el hogar dependiente de un hombre.

Es notable la hipocresía de los medios de comunicación en relación a la violencia machista, en especial en los medios “progresistas” (El País, Le Monde). Mientras en general promueven un lenguaje de “tolerancia cero”, cuando el acusado es un hombre famoso enseguida lo quieren limpiar. ¿Cuál es el mensaje que esto transmite a la sociedad y a los hombres?

 

Notas humorísticas

Reafirmo: añade sopa a la sopa. ¿No quieren sopa? doble ración. Sólo la frase “la fuente que cita no se encuentra y los datos que utiliza tampoco se encuentran en las fuentes disponibles” es lapidaria. Con defensas como esta, los ataques de más.

La persona que se va a la fuente disponible se encuentra para su asombro que en la primera página el propio CGPJ dice que el dato que da Lorente, las denuncias totales, no está publicado. Acto seguido, se encuentra que pasa lo mismo para el número de hombres, mujeres y sobreseimientos. Estos datos no están publicados. En este momento se dice: “¡Caramba qué lío! En vez de “las denuncias falsas y sus números” podría haberlo titulado “las denuncias falsas y los números que me salen del ojal””.

Ya sabéis porque hay tantos troles respecto este tema: porque el trol supremo es el supuesto defensor. ¿Muérete no? Este no es como los otros, este no se muere.

Los otros troles lo conocen y están abajo esperando como tiburones que han olido la sangre.

Claro que podría ser mucho más claro, pero si lo fuera ya no podría trolear.

A ver si la próxima vez por lo menos acierta con el número de denuncias.

Suerte que el Observatorio se ha abstenido de valorar: hubiera sido una auténtica carnicería y una sangría. Hubiera hecho falta un gran médico forense para recomponerlo.

Vista la incomodidad general, nunca más voy a criticarlo. Voy a decir: “es fantástico, está perfecto, me encanta”. Lo voy a aplaudir: “¡bravo!”.

Nunca más voy a pedir que le hagan videos como a Arturo Pérez Reverte, aunque los dos me parezcan a menudo unos prepotentes autores de novelitas.

Confieso que sí, que le critico por rabieta y envidia cochina porque el sueño de mi vida era ser médico forense como él. No valoraré le hecho que para este discusión lo que en verdad necesitamos es a un abogado o a alguien de Derecho.

A partir de ahora Lorente es mi feminista preferido y sus obras son mis libros de cabecera.

Algunas consideraciones y datos relativos a la LIVG: basta de trolls

I)     Introducción

Alguien resumió muy bien la situación actual: nos encontramos ante una “ofensiva capitalista y patriarcal” contra los derechos y el bienestar de la mayoría de la población; una ofensiva que se ceba en especial sobre las mujeres.

Una de las vías que utiliza esta ofensiva es el ataque a las leyes y a las políticas llevadas a cabo durante la última década en favor de los derechos de las mujeres y de la igualdad real entre hombres y mujeres. Este ataque no es nuevo, empezó cuando se aprobaron estas políticas. Sin embargo, ha sido con la llegada y la acentuación de la crisis capitalista que se ha intensificado. Hay el riesgo de que consiga prosperar.

En el ámbito parlamentario el PP ya ha dejado sus intenciones claras: quiere cambiar estas leyes, ya sea la ley del aborto, la ley integral contra la violencia de género u otras. Este no es el tema del artículo y no lo voy a tratar. Quien esté interesado puede encontrar información en la red.

Fuera del ámbito parlamentario, las posiciones machistas y abiertamente anti-feministas prosperan en determinados medios de comunicación, en foros, en páginas web y en un largo etcétera. Uno de sus temas preferidos es criticar a la ley integral contra la violencia de género.  A muchos les gusta señalar a los homosexuales (a las lesbianas) como cabeza de turco; incluso entre los “revolucionarios”: ahí tenemos el ejemplo infame de Félix Rodrigo Mora.

En este contexto es importante no dar ningún paso atrás. No ceder en ningún campo. No ceder ningún derecho. Hoy más que nunca el feminismo es fundamental. No lo digo solo por las mujeres, lo digo también por mí y por los hombres; en caso contrario esta ofensiva nos va a engullir.

Dicho esto, creo que tampoco es correcto tomar una posición triunfalista respecto las políticas públicas de géneros. Una evaluación positiva no ha de implicar una falta absoluta de crítica constructiva. Ante la ausencia de críticas juiciosas, es más probable que la gente preste atención a los charlatanes oportunistas que aparezcan. Estoy esperando estas críticas; yo no soy la persona más indicada para hacerlas.

Yo ya lo he dicho: no me gusta el feminismo institucional, no me gusta lo que he leído de Ana de Miguel ni de Celia Amorós (se me han pasado las ganas de leer nada más). También le dejé un recado a Teresa Maldonado [1] (aunque me parece que tiene algún papel interesante que he ojeado, por leer). Asimismo creo que hasta cierto punto el PSOE también ha abonado el terreno para que el machismo prospere. En estos enlaces podéis encontrar algunos textos que clarifican mi posición [referencias].

II)   Cantós, Lorentes y demás farsantes

La ley integral contra la violencia de género (LIVG) y el bulo de las denuncias falsas son dos temas más entre muchos otros. Yo no creo que sean los más importantes. Me fastidia tener que dedicar tanto tiempo a esto. Aún me fastidia más cuando el PP, que votó a favor de esta ley, se ha dedicado a promover los ataques y ahora la quiere cambiar. Pero mi paciencia se acaba cuando la persona que se supone que la defiende, en este caso Miguel Lorente Acosta, escribe artículos que son unos galimatías plagados de errores documentales y de argumentos engañosos.

Lorente tiene razón al acusar a los machistas (a los posmachistas como él les llama) de hacer un “guiso numérico” que termina en una “sopa de letras”. El problema es que él hace exactamente lo mismo. Lorente añade sopa a la sopa. Viendo uno y otros, yo no encuentro que haya muchas diferencias entre los métodos de los machistas y de Lorente.

Tomemos su último artículo, el de los “Cantos rodados” [2]. En este artículo encontramos dos tipos de error muy comunes de los “trolls”: la utilización dudosa y abusiva de la estadística y la proliferación de argumentos tendenciosos.

Los “trolls” no aportan los datos de una forma clara, no explican nada sobre el funcionamiento del sistema legal donde se generan o sobre el significado que tienen. Dan todo por sabido y se dedican a hacer relaciones fantásticas entre números. Quizá ellos entienden de qué están hablando, pero está claro que no quieren que el lector lo entienda; parece que el objetivo sea que se lo crea como un acto de fe. En definitiva, uno se encuentra ante una discusión de avanzados en la que ni las fuentes, ni los datos, ni los argumentos están claros. En estos casos a mí me suenan las alarmas. No me importa quien escriba ni la posición que tome. Si tengo tiempo, me voy a revisar las fuentes. Nunca está de más revisar las fuentes.

Otra característica de los “trolls” es utilizar esos datos que no se sabe bien de dónde salen en medio de argumentos tendenciosos o, cuanto menos, parciales. El resultado es un popurrí imposible de digerir. Es evidente que lo hacen bien a posta. Así, si uno quiere rebatirles o corregirles punto por punto se puede estar horas y horas. Está todo mal. Yo no tengo porque perder mi tiempo en hacer esto. Lorente ya es mayorcito como para saberlo.

Cuando Miguel Lorente escribe un artículo como este [2], presentando datos con incorrecciones, sin bien indicar ni las fuentes ni la metodología, aportando datos que no se encuentran en la página web del CGPJ, haciendo comparaciones que tienen muy poco sentido y lleno de argumentos engañosos basados en un uso abusivo de las estadísticas él mismo se desacredita. Hace el ridículo.

El problema es que no sólo se desacredita él, sino que también desacredita las políticas contra la violencia de género. Miguel Lorente deja el feminismo en ridículo. No creo que favorezca en nada a las mujeres que denuncian.

El primer paso para acabar con el bulo de las denuncias falsas es proporcionar datos correctos indicando bien las fuentes con el objetivo de explicar bien la problemática; no para liar todavía más la discusión. Ahí donde la información no está clara, se alimentan las especulaciones, surge la suspicacia y se abona el terreno para los bulos.

Es así como Miguel Lorente también abre la puerta al bulo de las denuncias falsas. Si fue delegado del gobierno, ¿por qué lo hace tan mal?

Yo ya pienso que lo hace de forma voluntaria (en caso contrario es un incompetente). De la misma manera que los Toni Cantós no renuncian al tema de las denuncias falsas (y al SAP), Miguel Lorente Acosta tampoco. Esto es así porque estamos delante dos tipos de trolls que se retro-alimentan.

He llegado al convencimiento que no solo se debe apartar de la discusión a los “Cantó”, también es necesario apartar a los “Lorente”. Si estas son las personas que llevan la voz cantante, nunca se va controlar el bulo y la LIVG cada vez estará más desprestigiada.

Este será el devenir normal de un proceso que está controlado por unos partidos políticos que les da absolutamente igual y se dedican a hacer el hooligan: bancada del PP contra bancada del PSOE. Si llegaran a cambiar la LIVG ¿pensáis realmente que a esta gente del PSOE le importaría mucho?

A mí todo esto me parece bastante a la manipulación social. Quizá aquí me las debería de ingeniar para citar a Butler y decir algo sobre la performatividad, porque parece que si uno no cita a Butler no dice nada.

I)     Algunos de los errores e incorrecciones de Lorente

El artículo de Lorente está plagado de errores. Esto es lo que creo yo. Quizá me equivoco. En ese caso, soy yo el que va a quedar mal. Pero estoy bastante seguro de que no me equivoco. No me voy a dedicar a corregir y a contra-argumentar cada punto de Lorente.

Empecemos por el hecho que Lorente cita una fuente imposible de encontrar en la página web del CGPJ y luego da unos datos que tampoco se encuentran en las fuentes disponibles.

1.    Indica la fuente de manera equivoca

Yo no consigo encontrar el informe que cita: “Informe del Observatorio del CGPJ sobre la evolución de las denuncias de julio de 2005 a junio de 2012”.

El informe que yo he encontrado en la página web del CGPJ es el siguiente: “Balance de siete años de la creación de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer” del Observatorio contra la violencia doméstica y de género [3].

Quizá él hace referencia a otro informe. Yo supongo que no, que simplemente ha puesto otro nombre que el que consta en la página web. Para afirmar esto me baso que el número total de denuncias presentadas en los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (JVM en adelante) coincide con el dato de denuncias totales del artículo de Lorente (1.034.613 denuncias).

2.    Olvida los Juzgados de lo Penal (JP) y los  confunde con los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (JVM). Mezcla los datos de unos y otros.

Según Lorente: “El total de sentencias condenatorias representa el 63’4%, y fueron dictadas por las Audiencias Provinciales (AP) y los Juzgados de Violencia sobre la Mujer (JVM), que mantienen porcentajes muy diferentes. Las condenas por las AP son del 80’5% y las de los JVM el 52’1%”.

Esta afirmación es incorrecta. Las sentencias se dictan en los JVM, en los JP y en las AP. Según los datos del Balance del Observatorio del CGPJ [2], página 35, el porcentaje de sentencias condenatorias es de 78,7% en los JVM, de 52% en los JP y de 80,5% en las AP.

Parece que Lorente tiene un gran desconocimiento del funcionamiento de los juzgados en materia de violencia de género.

3.    No se encuentran datos para el número de hombres denunciados y mujeres denunciantes. El número indicado por Lorente es incorrecto.

Lorente explica también que 656.212 mujeres han denunciado agresiones y ha habido 714.412 hombres denunciados. El problema aquí es otra vez que estos datos no aparecen en dicho Balance [2]. Yo soy incapaz de encontrarlos. Es más, ahora hablo de memoria, pero yo no he encontrado datos relativos al número de hombres denunciados en ningún informe del CGPJ y no hay datos de las mujeres denunciantes para varios años (en los informes anuales respectivos).

Lo que consta En el Balance [2] es que ha habido 656.212 denuncias por delitos de lesiones y malos tratos. Pero cabe la duda si este el dato que utiliza Lorente o no, ya que en general no se puede asociar el número de denuncias con el número de denunciantes. Puede ser aproximativo.

Para el número de hombres denunciados también soy incapaz de encontrar la fuente. ¿Alguien me puede indicar las fuentes utilizadas para el número de hombres y mujeres? A mí me parece que se lo inventa.

4.    No hay dato para el número de sobreseimientos: no consta en la fuente

En su artículo Lorente explica entre julio 2005 y julio 2012 se han producido 328.167 sobreseimientos.

Este dato en la fuente Balance [2] indicada. ¿Alguien me podría aclarar cuál es la fuente de los sobreseimientos?

Es posible que Lorente haga algún cálculo para obtener el número de sobreseimientos. ¿Está restando a las denuncias por lesiones el número las sentencias? Este procedimiento no sería correcto: las sentencias no solo hacen referencia a los delitos por lesiones, hacen referencia a todos los delitos y a las faltas.

5.    Comparar sobreseimientos con denuncias no tiene demasiado sentido.

En el mejor de los casos puede ser aproximativo. Pero no es muy aproximativo. En general, el número de denuncias, el número de denunciantes, el número de denunciados, el número de ingresos, el número de terminaciones y el número de sentencias no coincide.

6.    Inducir a una comparación incorrecta: 31,7% de sobreseimientos contra 63,4% de condenados.

En el noveno párrafo afirma: “Los sobreseimientos que se produjeron fueron 328.167, es decir un 31’7% del total de las denuncias […]”. En el siguiente afirma: “El total de sentencias condenatorias representa el 63’4%”.

Cuando uno lee el texto parece que al compare el 31,7% de sobreseimientos con el 63,4% de sentencias condenatorias. Parece que haya alrededor de 700.000 sentencias condenatorias sobre el millón de denuncias. Pero este no es el caso. Lo que está pasando es que cada porcentaje se obtiene con datos diferentes. Los porcentajes no suman 100 porque no tiene ningún sentido sumar un porcentaje con otro.

Lorente lo sabe. Esto en sí no es un error, pero puede inducir fácilmente al error al lector que no conoce bien el tema. Estaría bien que fuera más claro y más explicativo. Además, creo que utiliza el porcentaje sobreseimientos/denuncias porque el valor de 31,7% parce complementario al de 63,4%. Me temo que quiere inducir al error al lector poco versado.

Estaría bien que Lorente reconociera el error. El problema es el contenido, pero antes es necesario saber de qué se está hablando. Da pena que cometa semejantes errores y luego escriba [: “Aunque a muchos les de rabia que sea Médico Forense y que haya intervenido en los casos de violencia de género con las víctimas y los agresores, y que en consecuencia conozca la realidad de ambos de manera directa y lleve estudiándola 25 años, algo que no puede decir todo el mundo, la realidad es así”.

25 años, ex-delegado del gobierno y ¿comete semejantes errores? Es inadmisible. En consecuencia, yo lo considero un troll que contribuye a alimentar el bulo de las denuncias falsas.

IV)    Datos y tablas del CPGJ 2009-2011

[parte por escribir y acabar, indicar las fuentes….]

Denuncias:

2009 2010 2011 Total
JVM Total denuncias 135.540 134.105 134.002 403.647
Total renuncias 16.762 15.907 15.460 48.129
Denuncias – renuncias 118.778 118.198 118.542 355.518

Delitos ingresados

2009 2010 2011 Total
JVM Total ingresos 153.282 149.897 151.689 454.868
Faltas ingresadas 10.415 10.375 10.461 31.251
Delitos ingresados 142.867 139.522 141.228 423.617
* Delitos de lesiones 111.313 108.569 110.495 330.377
** Art. 153 88.487 84.740 86.656 259.883
** Art. 173 CP 17.121 18.519 18.297 53.937
** Art. 148 y stes. CP 5.705 5.310 5.542 16.557
* Otros delitos 31.554 30.953 30.733 93.240

Terminaciones

2009 2010 2011 Total
JVM Total terminaciones 107.755 104.087 98.015 309.857
Sentencia 19.956 19.401 18.890 58.247
– Sentencia absolutoria (faltas) 4.364 4.434 4.339 13.137
– Sentenica condenatoria 15.592 14.967 14.551 45.110
** Sent. condenatoria (faltas) 4.183 4.213 4.368 12.764
** Sent. condenatoria conformidad (delitos) 11.409 10.754 10.183 32.346
Sobreseimiento 50.949 50.604 47.873 149.426
– Sobreseimiento libre 4.384 5.251 5.383 15.018
– Sobreseimiento provisional 46.565 45.353 42.490 134.408
Elevación al órgano competente 36.850 34.082 31.252 102.184
JP Total asuntos resueltos 33.893 35.565 34.488 103.946
Sentencia 33.231 34.628 33.049 100.908
– Sentencia absolutoria 16.640 17.174 16.473 50.287
– Sentenica condenatoria 16.591 17.454 16.576 50.621
Sobreseimiento 136 127 169 432
Otros 508 810 1.270 2.588
AP Total asuntos resueltos 489 456 388 1.333
Sentencia 450 397 355 1.202
– Sentencia absolutoria 83 77 79 239
– Sentenica condenatoria 367 320 276 963
Sobreseimiento 14 21 12 47
Otros 25 38 21 84
JVM JP AP Total Terminaciones  142.137 140.108 132.891 415.136
Total Terminaciones sin elevaciones 105.287 106.026 101.639 312.952

V) Conclusiones

Fuentes:

[1] Filosofía, humanismo, feminismo; filosofías, humanismos, feminismos

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/03/04/filosofia-humanismo-feminismo-filosofias-humanismos-feminismos/

[referencias]

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/04/18/gallardon-y-lorente-dos-partidos-una-estrategia/

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/04/15/posibles-funciones-de-produccion-de-una-economia-capitalista-patriarcal/

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/04/15/yo-malo-lo-que-hay-que-ver/

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/04/14/una-vez-cuela-dos-no-ahora-el-malo-soy-yo/

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/03/04/leyendo-una-critica-feminista-de-laurenzo-a-la-ley-integral-de-violencia-de-genero/

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/02/25/cuidado-co-los-bulos-machistas/

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/01/25/el-machismo-como-mecanismo-de-dominacion-de-genero-y-de-clase-1-consideraciones-preliminares/

[2] Cantos rodados (Las denuncias falsas y sus números)

http://blogs.elpais.com/autopsia/2013/04/cantos-rodados-las-denuncias-falsas-y-sus-n%C3%BAmeros.html

Gallardón y Lorente, dos partidos, una estrategia

Estos son dos de mis enemigos: Gallardón y Lorente. Estos dos señores son actores de un proceso por el que se desvirtúan las políticas de género llevadas a cabo en España durante el gobierno del PSOE y se promueve el poder represor del Estado y el machismo. A la vez se fustiga al feminismo y se ofrecen cabezas de turco (las mujeres en general, pero las mejores cabezas de turco son los grupos identificados como minorías como las lesbianas o los homosexuales).

Los procesos sociales son complejos, pero cabe preguntarse hasta qué punto este proceso responde a una estrategia articulada a través de las políticas de género en España y a través de su oposición. Simplificando, podemos tomar dos grandes corrientes representadas por el PSOE y el PP que en ocasiones han estado enfrentadas (ley del matrimonio homosexual) y que en otras ocasiones han ido de la mano (la ley integral de violencia de género fue votada por unanimidad, aunque luego me parece que el PP y el PSOE la han utilizado para inflamar el machismo por vías diferentes).

Yo soy de la opinión que las políticas de género tuvieron más aspectos positivos que negativos. Estas políticas se plasmaron en parte en leyes, pero las políticas públicas son mucho más que las leyes. No quiero generar debates estériles. Las leyes que fueron aprobadas no se tocan; ninguna, empezando por la ley del aborto. Si se toca alguna, será porque los movimientos feministas lo exigen. Las políticas son mucho más que las leyes y ahora lo que pasa es que no hay dinero: es así como desactivan las leyes o no llegan a aplicarlas.

A pesar de esto, estas políticas también han conllevado aspectos negativos que se han de visibilizar porque están acarreando problemas en la actualidad. Analizando el proceso a través de los ciclos políticos y económicos, parece que hasta cierto punto estos problemas son el resultado de una estrategia represiva-machista llevada a cabo a lo largo de una década. No se puede seguir mirando hacia otro lado esperando que vaya a pasar. No va a pasar, va a peor. Se ciernen nubes negras sobre Mordor. El ojo que todo lo ve se hace más fuerte [hola].

¿Cuáles son estos aspectos negativos? Pues son varios y complejos; no me quiero alargar mucho y yo ni lo sé todo ni tengo las mejores respuestas. Yo intento dar algunas pistas, pero es una pregunta difícil de responder. Quien tiene una situación de privilegio para responder a esta pregunta son los feminismos. No soy yo. Si queréis estar informados, seguid lo que dicen los feminismos (en plural). Yo me molesto porque dicen muy poco (o lo dicen por lo bajo). Hay momentos que llego a preguntarme: ¿me están utilizando para sacar la basura? El tema de aleccionar lo dejo de lado, ¿qué decir?

Citando a algunas autoras feministas de corte más bien radical (no esas “feministas” en la órbita del PP) entre los aspectos negativos podemos considerar entre otros: (i) el presentar a las mujeres como las “reinas de la fiesta capitalista”, (ii) hacer campañas contra el maltrato que enfatizan la “la idea de la mujer-niña” dependiente o (iii) verse arrastradas “por el frenesí punitivista que invade a toda la sociedad”.

A mí estas críticas me parecen muy ajustadas. Es más, estoy convencido que estos aspectos negativos fueron promovidos en su mayoría por hombres. Temo que el hecho que la ley integral contra la violencia de género consiguiera la unanimidad en el parlamento tuvo bastante que ver con su carácter represivo, más que con un brote feminista en todos los partidos políticos.

Viendo la situación en Francia (ahora es el turno de las políticas de género) y en España (lo fue hace unos años) creo que fue un error no tomar una posición más crítica en su momento. Fue un error de los hombres y de las mujeres, de los movimientos sociales, de los feminismos, de las instituciones, los medios… Fue un error colectivo, difícil de evaluar. Probablemente muchos fuimos arrastrados por los aspectos positivos que conllevan y por el rechazo a la oposición que se les orquestó. No puedo evitar pensar que tanto la defensa como la oposición traían los papeles preparados de antemano.

A día de hoy esta estrategia represiva-machista, este “frenesí punitivista” se ha de desactivar porque ha favorecido la creación de un caldo de cultivo misógino y fascista que ahora está aprovechando el PP. También ha generado mucho resentimiento hacia los feminismos e incluso hacia las mujeres en general; resentimiento que en ocasiones parece que experimentan las propias mujeres (o algunas).

Este resentimiento en parte se produce por las resistencias sociales para mantener los privilegios del patriarcado, pero también en parte por los errores políticos. Otra vez, quien tiene la posición de privilegio para diferenciar las resistencias de los errores son los feminismos. Pero que lo hagan de una vez.

Con la crisis económica que tenemos estos problemas se juntan con estrategias neoliberales y se forma un buldócer que nos va a arrollar, nos va a pasar por encima a todos y nos a machacar; a todos, pero especialmente a las mujeres. Además, este resentimiento se filtra hacia los movimientos sociales y los debilita: tanto al feminismo como a otras orientaciones o enfoques.

A los tres puntos indicados anteriormente quiero añadir un cuarto punto. Desde mi punto de vista, escoger a Miguel Lorente Acosta como delegado del gobierno para la violencia de género fue también un error (voluntario). A la mujer-niña dependiente se le ha contrapuesto un modelo hegemónico de hombre protector, justiciero y represivo. Un modelo de nuevo hombre que se declara feminista, pero que se parece mucho al viejo condescendiente con las mujeres. Un “nuevo macho” del PSOE para que se enfrente al “macho tradicional” del PP.

La guindilla la puso cuando publicó su maravilloso estudio diciendo que “a partir de los análisis de ADN de la Santa sábana se deduce que Jesús no murió en la cruz” [jajaja]. Esto es en serio, no es una broma. Este señor ha llegado a publicar semejante sandez. Al mismo tiempo, es una de las caras visibles de las políticas de género y quien debe explicar cuáles son las características de la violencia de género en nuestra sociedad patriarcal. ¿Cómo quieren que lo tomemos en serio? Parece que está hecho a posta: ¿no encontraron a nadie mejor?

Escoger a Miguel Lorente ha tenido un doble efecto negativo: por un lado se desvirtúan los enfoques feministas y por otro se promueve el machismo.

Es evidente que esta crítica que solicito no va a solucionar todos los problemas ni va a acabar con el patriarcado. El conflicto existe, está claro. Los feminismos tienen y tendrán sus batallas y yo lo celebro, pero creo que es conveniente mejor separar las posiciones feministas de las neoliberales, represivas y machistas. El tema de por sí ya es complicado, no es necesario añadir más complicaciones.

En algunas de sus batallas, yo seré uno de sus enemigos (pero espero que no al revés). Me parece bien, es normal, soy hombre blanco heterosexual, esto no va a cambiar. Además, a mí me encanta el feminismo, lo voy a seguir estudiando y lo voy a seguir utilizando para mi propia evolución. Espero que los movimientos feministas no paren y que vayan a más.

A parte de esto, no tengo muchas críticas, quizá alguna sobre aspectos concretos. Van muy de guais, pero ya está bien, así es más divertido. Ahí están dando el callo. Que no paren. Que estudien ciencias y matemáticas.

En cambio, sí que tengo un reproche para todas aquellas mujeres que no hacen nada ni se preocupan una pizca por los feminismos, esas que dicen: “yo no soy machista ni feminista, soy idiota”, esas “hijas de papá que quieren seguir revolcándose en las cloacas”, citando a Valerie Solanas.

Leyendo una crítica feminista de Laurenzo a la Ley Integral de Violencia de Género

Me han pasado este artículo altamente recomendable: “La violencia de género en la Ley Integral. Valoración político-criminal” de Patricia Laurenzo, catedrática de Derecho de la Universidad de Málaga y que “consiste en una crítica feminista” a la Ley Integral de Violencia de Género (LIVG) [1]. Me ha gustado mucho y mucho me ha aportado, gracias.

Creo que es un texto que conviene que los hombres se lean, en especial aquellos que sienten que la LIVG se puede criticar sin por ello caer en los argumentos machistas y misóginos que circulan por la red. Eso sí, si os lo queréis leer agarraos, es un artículo académico, no periodístico. También tenéis la opción que siguen muchos “intelectuales” de leeros sólo el resumen, la introducción y las conclusiones.

En primer lugar está claro que Laurenzo “de leyes” sabe mucho más que yo, aunque encuentro que mi texto no iba tan desencaminado [2]. Además, la comparación que hice con las relaciones laborales no era un “error”, sino una crítica al capitalismo y al mercado laboral (y no solo a eso, vous savez – cómo matar tres pájaros de un tiro).

En segundo lugar pienso que se podrían hacer algunas críticas a Laurenzo, pero como yo no soy jurista ni experto, me llevaría mucho tiempo y me pediría mucho esfuerzo (demasiado). Tan solo decir que en un principio lo que me ha parecido más criticable y más me ha chocado es la insistencia de la autora en justificar el patriarcado actual en base a la antigüedad histórica del patriarcado.

Estoy convencido que varias autoras feministas ya han indicado el impasse del argumento: el patriarcado presente se ha de explicar por las relaciones sociales actuales; apelar a la historia del patriarcado no sirve de nada a menos que se explique cómo esta historia influye en la situación presente. Entendedme bien, no es que no sirva para nada; sirve para hacer Historia, que también está muy bien, pero no es el tema que nos ocupa. Claro que todas estas consideraciones caen fuera del estricto ámbito jurídico en el que se sitúa la autora.

Respecto a la LIVG se ha de tener en cuenta que este artículo es 2005.  Voy a ver si encuentro alguna crítica feminista a la aplicación de la Ley. Una crítica, es decir: indicar tanto lo positivo como lo negativo.

Quiero dejar un aviso para navegantes (no para la autora, que creo que ya es bien consciente): cuidado con el Estado represor [patriarcal-racista-capitalista] que manipula a todxs, a hombres y a mujeres.

Finalmente reproduzco algunos fragmentos que pueden gustar a los machitos sensibles, que no machirulos, como yo (viva mi masculinidad), sin querer manipular el discurso de Laurenzo, quien apunta tanto a la necesidad como a los aspectos positivos de la LIVG:

“Seguramente se argumentará que tales consideraciones alientan un uso puramente simbólico del Derecho penal puesto al servicio de los fines reivindicativos de grupos feministas, una crítica que sin duda alimentan algunos de estos colectivos con su permanente apelación al Derecho penal arrastrados por el frenesí punitivista que invade a toda la sociedad” [pag 5].

“El sentido y justificación [de la LIVG] se encuentra en otro tipo de consideraciones relacionadas con los fines y contenido del Derecho penal y no con la pretendida concesión de ventajas a la mujer “a costa del varón”” [pag 20].

“Los argumentos basados de modo exclusivo en los fines del Derecho penal permiten explicar así de modo satisfactorio las nuevas agravantes de género, sin que resulte necesario forzar un concepto como el de acción positiva, cuyo ámbito natural es el de aquellos sectores del ordenamiento jurídico destinados a regular la distribución de bienes escasos” [pag 21].

“La opción de elevar las amenazas y coacciones leves – cuando realmente lo sean – a la categoría de delito constituye un camino equivocado que se vuelve en contra del fin perseguido, porque la sanción desproporcionada de hechos de escasa significación, se convierte en una medida ejemplarizante que acaba por presentar al varón como receptor de una sanción injusta y, en esa medida, como “víctima” de un sistema represor extremo” [pag 23].

“cabe recordar que el Derecho penal ha de cumplir una función resocializadora que no puede quedar vedada a determinado tipo de autores sólo porque se considere particularmente reprochable la naturaleza del delito cometido. Todo delincuente tiene derecho a la reinserción y nada autoriza a que los maltratadores sean excluidos de esa posibilidad. Las posturas contrarias a ese derecho no sólo perjudican la finalidad de reducir al máximo las fuentes de violencia contra las mujeres, sino que resultan contradictorias con las bases mismas del discurso feminista, cuyo objetivo último es una sociedad más pacífica y tolerante, respetuosa de los derechos de todos los ciudadanos por igual, sin exclusiones ni rechazos fundados en causa alguna y menos todavía en el sexo de las personas”. [pag 9]

Referencias:

[1] criminet.ugr.es/recpc/07/recpc07-08.pdf

[2] Cuidado con los bulos machistas: https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/02/25/cuidado-co-los-bulos-machistas/