Notas sobre un esquema simplificado capitalista-patriarcal

Bernat Parias, 30 de junio 2014

Presento unas notas sobre un esquema muy simple, una modelización en base a algunos supuestos simplificadores, un ejemplo que supongo que ya se ha hecho, pero yo nunca la he encontrado.

Consideramos una economía compuesta por un sector capitalista organizado por las relaciones de mercado y un sector doméstico organizado por las relaciones de parentesco. Sólo se producen dos bienes, una mercancía capitalista y un bien doméstico que no es comercializado.

Las funciones de producción de esta economía son representadas por los triples:

(1)      (Z, IA, LK)

(2)      (Q, C, LD)

Donde el sector capitalista es representado con Z la producción capitalista, IA los bienes de capital utilizados en la producción y L el trabajo capitalista empleado; el sector doméstico con Q como la producción, C el consumo capitalista que es utilizado como medios de producción domésticos y LD como el trabajo doméstico dedicado a Q.

Es decir, el bien capitalista es utilizado como bien de capital en el sector capitalista para la producción corriente, como bien de inversión para la producción futura y como bien de consumo que a su vez es utilizado como medio de producción en el sector doméstico. El único bien apto para el consumo humano es el bien Q producido en la economía doméstica. Toda la producción doméstica se dedica al consumo.

Los individuos de esta economía son categorizados en función del género, hombre y mujer, y de la clase social, capitalista y trabajador. Hay el mismo número de hombres y de mujeres, asumiendo por hipótesis todos y todas casados mediante la institución del matrimonio heterosexual. Para simplificar, no hay nacimientos, ni defunciones, ni menores de edad, ni dependientes.

Se da una división social del trabajo estricta: las mujeres sólo trabajan en el sector doméstico, los hombres trabajadores sólo en el sector capitalista. Los hombres capitalistas son los propietarios de los bienes de capital (los medios de producción), obtienen el beneficio y no trabajan.

El valor de la producción capitalista se compone del valor de los bienes de capital utilizados, de los salarios pagados y del beneficio. La producción se destina a consumo o inversión. La inversión es igual o mayor a los bienes de capital utilizados. Con W los salarios pagados, B el beneficio, p el precio, C el consumo, I la inversión, CW los bienes de consumo adquiridos por los trabajadores y CB los adquiridos por los capitalistas. Todos los salarios se destinan a consumo:

(3)      W + B = p*(Z – IA)

(4)      Z = C + I

(5)      I >= IA

(6)      C = CW + CB

(7)      p*CW = W

La producción doméstica Q puede separarse entre la producción de los hogares donde el hombre es capitalista QB y los hogares donde el hombre es trabajador QW. También puede separarse en función del género del consumidor de la producción, hombre CH y mujer CM. Cruzando ambos criterios se puede separar por las características del hogar y del género. Se tiene que:

(8)      Q = QW + QB

(9)      Q = CH + CM

(10)  QW = CWH + CM1

(11)  QB = CBH + CM2

El trabajo total que se efectúa en esta economía es el trabajo capitalista realizado por los hombres trabajadores WH y el trabajo doméstico realizado por las mujeres M en los hogares, sea de un hombre trabajador M1 o de un hombre capitalista M2. Todos los hombres trabajadores realizan el mismo tiempo de trabajo, obtienen el mismo salario y tienen el mismo consumo; todas las mujeres M1 en los hogares de los hombres trabajadores realizan el mismo tiempo de trabajo y tienen el mismo consumo.

(12)  L = LK + LD

(13)  LK = LWH

(14)  LD = LM

(15)  LM = LM1 + LM2

Sobre este modelo nos podemos hacer algunas preguntas acerca del valor de la producción capitalista y doméstica y de su reparto, del valor del trabajo y de su reparto y del valor añadido y de su reparto.

Voy a suponer dada una medida del valor VD para la producción, el trabajo y los medios de producción domésticosde manera que en el hogar del hombre trabajador tenemos las siguientes ecuaciones de producción y de consumo. Hay que señalar que en esta economía tan solo los hombres trabajadores y sus mujeres realizan trabajos fundamentales para la reproducción social:

(16)  VD(QW) = VD(CW) + VD(LM1)

(17)  VD(QW) = VD(CWH) + VD(CM1)

Por un lado el valor de la producción es igual al valor de los medios de producción empleados, VD(CW), más el valor de trabajo dedicado, VD(LM1); por el otroel valor de la producciónes igual al valor del consumo del hombre trabajador y el de su mujer. Haciendo la diferencia entre el valor del consumo del hombre y el valor aportado por élcon los medios de producción domésticos se obtiene el valor neto doméstico R, que también es igual al valor añadido por la mujer menos el valor de su consumo:

(18)  R = VD(CWH) – VD(CW) = VD(LM1) – VD(CM1)

Gracias a este criterio de evaluación doméstico, todavía por discutir, podemos observar que en esta economía hay dos relaciones de distribución o de reparto fundamentales, la primera entre los salarios y los beneficios y la segunda entre el valor neto doméstico y el valor del consumo de las mujeres en los hogares de hombres trabajadores:

(19)  dK = B/W

(20)  dD1 = R/VD(CM1)

Sobre estas bases nos podemos plantear criterios para evaluar el reparto del trabajo, de la producción y del consumo en esta sociedad. El problema es que las relaciones de distribución dK y dD1 están expresadas en unidades de valor que no tienen por qué ser homogéneas y no está definido si se puede operar con ellas, una depende del valor capitalista de producción y de mercado y la otra del criterio de evaluación doméstico.

En términos físicos, se puede comparar el trabajo realizado con el consumo, pero esta comparación obvia la inversión y los bienes de capital que son propiedad de los hombres capitalistas:

(21)  uWH = LWH/CWH

(22)  uM1 = LM1/CM1

(23)  uWB = LBH/CBH

(24)  uM2 = LM2/CM2

Definiendo una tercera unidad de valor homogénea Vf que permita comparaciones entre los valores capitalistas y los valores domésticos se pueden establecer otras medidas para evaluar la distribución.

Con esta unidad de valor las relaciones fundamentales de distribución (19) y (20) quedan expresadas en unidades de valor homogéneas:

(25)  dKf = Vf(B)/Vf(W)

(26)  dD1f = Vf(R)/ Vf(CM1)

En concreto es interesante hacer comparaciones entre el valor añadido neto capitalista y el doméstico y el valor del consumo.

Para el hombre trabajador podemos definir un índice de reparto e:

(27)  eWH = Vf(B)/Vf(CWH)

Por (18) se tiene que:

(28)  Vf(CWH) = Vf(CW)+ Vf(R)

Sustituyendo la expresión (28) en la (27) y operando:

(29)  eWH = [Vf(B)/Vf(CW)]*[1 – Vf(R)/(Vf(CW) + Vf(R))]

Definiendo la relación entre el consumo de hombres trabajadores y de sus mujeres,

(30)  x = Vf(CM1)/Vf(CWH)

y teniendo en cuenta las expresiones (7), (25) y (26) se obtiene que:

(31)  eWH =dKf*(1 – dD1f*x)

Si el consumo del hombre trabajador es igual al de su mujer:

(32)  eWH =dKf*(1 – dD1f)

Es decir, la relación entre el beneficio y el valor del consumo del hombre trabajador depende tanto de la relación entre el beneficio y el salario como de la relación entre el valor neto doméstico consumido por él y el valor del consumo de su mujer (eventualmente, el consumo de subsistencia).

En consecuencia, la distribución doméstica disminuye el efecto sobre el hombre trabajador de la distribución capitalista. A mayor valor neto consumido por el hombre en el hogar, menor es el impacto de la distribución capitalista sobre él.

Para la mujer del hombre trabajador:

(33)  eM1 =dD1f

Un posible criterio de equidad para el reparto entre el hombre trabajador y su mujer podría ser:

(34)  eM1 =eWH

O lo que es lo mismo, con igual consumo:

(35)  dD1f =dKf/(1 + dKf)

Con este criterio, se puede mejorar la distribución doméstica y capitalista: a medida que la distribución doméstica mejorara para la mujer en relación al hombre, al mismo tiempo la distribución capitalista mejoraría para los salarios (hombres trabajadores) en relación a los beneficios (hombres capitalistas), hasta, en el límite, poder llegar ambas a cero.Quedaría por ver qué pasa con los hogares capitalistas y la inversión.

Este es un modelo muy simplificado con una división social del trabajo muy estricta, pero que se puede generalizar para tener en cuenta situaciones en las que tanto los hombres como las mujeres trabajen en la economía capitalista y la doméstica, con individuos solteros o casados, heterosexuales u homosexuales.

Lo relevante es que se establecen dos dimensiones de producción y de reparto, sobre la que se pueden definir dos ejes de distribución: uno capitalista y otro doméstico, desde el punto de vista analítico poco importa cuál sea la división social del trabajo entre hombres y mujeres.

Para pasar de un modelo como este, a un modelo en que tanto los hombres como las mujeres pueden trabajar el mismo tiempo por igual salario en el sector doméstico y en el sector capitalista, un criterio estratégico clave sería mejorar a favor de los salarios la relación fundamental de distribución capitalista dK. O por lo menos no empeorarla con mayores aumentos de la parte de beneficios sobre la de los salarios, como viene sucediendo en los últimos 30 o 40 años.

Si tanto el hombre como la mujer trabajan en el sector doméstico y en el capitalista, pero el hombre consume parte del valor añadido neto producido por su mujer, el índice de reparto del hombre trabajador es (31) y el de la mujer:

(36)  eM1 = dKf*(Vf(CW)/Vf(CM1))+ dD1f

(37)  eM1 = dKf*y + dD1f

Dadas las ecuaciones (31) y (37) una estrategia virtuosa sería aquella que disminuye al mismo tiempo el valor de dKf y dD1f: para el hombre trabajador suponen renuncias a la distribución doméstica que son compensadas, al menos en parte, por una distribución capitalista más favorable para él; para la mujer trabajadora implica a su favor una mejor distribución doméstica y capitalista. Una negociación entre hombres y mujeres trabajadoras sería posible, ambos grupos pueden ganar, las mujeres más.

En cambio, en una situación en que la distribución capitalista empeora para los trabajadores, este deterioro podría ser superior a las posibles mejoras en la distribución doméstica para las mujeres, por lo que las mujeres trabajadoras no verían su distribución total mejorar y quizá la verían empeorar. Para los hombres trabajadores tanto la distribución capitalista como la doméstica empeoraría. Además, unos menores salarios también se pueden traducir en una mayor carga de trabajo doméstica, sea este realizado de manera equitativa por los conyugues o no. La imposibilidad de una negociación entre hombres y mujeres trabajadoras podría abocar a ambos grupos hacia peores situaciones de trabajo, de ingreso y de consumo.

Si se quisiera hacer un modelo menos simple, se podrían tener en cuenta las diferencias salariales y de condiciones de trabajo entre hombres y mujeres; o por niveles de formación, por discapacidades o por otros criterios. El funcionamiento de unos hogares, de solteros o casados, pueden depender del nivel de formación de los conyugues, de su tasa de actividad, de paro y de su salario. En algunos hogares los dosconyugues pueden trabajar en el sector capitalista y en el doméstico, mientras que en otros hogares se puede dar una división del trabajo por género más marcada. En estas notas no incluyo estas variantes más complejas.

Sobre las bases de este modelo no hay ningún problema en definir la situación de un individuo soltero, hombre o mujer. Cuando se es soltero, toda la producción doméstica revierte sobre uno mismo, no hay intercambio ni reparto y si acaso hay valor añadido neto, este es siempre apropiado por el productor. También es cierto que al estar soltero todo el valor de los bienes de consumo capitalistas revierten también en uno mismo, no se reparten con ningún conyugue. La diferencia entre un soltero y un casado se daría en el reparto de los tiempos de trabajo doméstico, del gasto capitalista y del posible valor neto añadido.

En un mundo en el que no existiera reparto doméstico, donde el productor doméstico se apropiara de toda la producción doméstica, la relación ente el beneficio y el valor del consumo de un individuo cualquiera sería también:

(38)  e =dKf*(1 – dDf)

Todo dependería de los tiempos de trabajos capitalistas y domésticos, del salario y de los bienes de consumo para utilizar como medios de producción domésticos que se pudieran adquirir con dicho salario y del posible valor neto doméstico generado.

Por lo tanto, para ir más lejos sería interesante tener en cuenta los tiempos de trabajo capitalistas y domésticos. También añadir el concepto analítico del salario de subsistencia, que a determinados efectos podría suponerse igual al consumo de las mujeres en hogares trabajadores o, alternativamente, igual al consumo de los hombres trabajadores.

Esto no son más que unos esbozos. Para tener un modelo capitalista-patriarcal más completo se tendría que incluir el consumo capitalista y sus hogares respectivos, la formación de la inversión, el ahorro, la posibilidad que los trabajadores ahorren y el sistema monetario y financiero. Incluir el Estado, el sistema fiscal y las políticas económicas.También a los menores de edad, a los mayores y a los dependientes.

Es estudio de la sociedad y la economía capitalista-patriarcal es el estudio de la acumulación, del cambio técnico y de la explotación del medio ambiente. En los esquemas a proponer la inversión toma una plaza central. También se tendrían de tener en cuenta las posibles modificaciones en la producción y en la productividad permitiendo aumentos simultáneos de los salarios reales y de los beneficios reales (beneficio real es un concepto problemático, más que salario real).

En fin, para el sector capitalistasería interesante desarrollar un modelo multi-sectorial y para el sector doméstico proponer formalizaciones analíticas que permitan representar mejor sus particularidades.Este proceder nos obligaría a hacer algunos comentarios sobre (los límites) de las teorías de la producción, del valor y de los precios.

Quedaría pendiente entonces la discusión sobre los criterios sociales de evaluación y de reparto de la producción capitalista y de la producción doméstica.

Siendo ambiciosos, en el campo político cabria plantear una modificación muy sustancial de las relaciones de producción, mediante el control social de la inversión y el cambio en la asignación de los tiempos de trabajo y de la producción.

 

Algunas referencias bibliográficas

Bharadwaj, K. (1983), “OnEffectiveDemand: CertainRecent Critiques”, in Kregel (ed.), Distribution, EffectiveDemand and International EconomicRelations, London, McMillan, 1983.

Carrasco, C. (2000), El estudio del trabajo de mujeres y hombres: una aproximación teórica desde el enfoque reproductivo, Ponencia presentada a las VII Jornadas de Economía crítica Albacete , enero de 2000.

Delphy, C. (1982), Un féminisme matérialiste est possible, Nouvelles Questions Féministes, No. 4, Mon Dieu! C’est la révolution et je suis encoreen peignoir ! (AUTOMNE 1982), pp. 50-86

Minsky, H. (1983), “Notes on Effective Demand: Comment on Bharadwaj”, in Kregel (ed.), Distribution, Effective Demand and International Economic Relations, London, McMillan, 1983.

Pasinetti, L. (1985), Leçons sur la théorie de la production, Dunod, Paris (traduit parP. L. Romainet A. Bus).

Robinson, J. (1975), “The Unimportance of Reswitching”, The Quarterly Journal of Economics, Vol. 89, No. 1 (Feb., 1975), pp. 32-39. [Porrevisar].

Young, I. (198x), Beyond the unhappy marriage: a critique of dual systems theory, Women and revolution, pp 43-69.

 

Dos textosmíos

El machismo como mecanismo de control de género y de clase (1): consideraciones preliminares sobre las relaciones económicas y la jerarquía social

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/01/25/el-machismo-como-mecanismo-de-dominacion-de-genero-y-de-clase-1-consideraciones-preliminares/

El machismo como mecanismo de dominación de género y de clase (2): estrategias y objetivos

https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/01/26/el-machismo-como-mecanismo-de-dominacion-de-genero-y-de-clase-2-estrategias-y-objetivos/

Notas 1Notas 2Notas 3

Notas 4Notas 5Notas 6Notas 7Notas 8Notas 9Notas 10Notas 11Notas 12Notas 13Notas 14

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s