Traducción del comunicado del PIR: Dieudonné, los judíos y nosotros

Abajo transcribo la traducción del comunicado emitido por el PIR en relación al caso Dieudonné/Valls, caso que ha tenido un gran eco mediático en Francia durante las últimas semanas.

El público objetivo del texto y las bases del PIR son las poblaciones europeas de origen no-europeo (no-blanco) y sus descendientes, a quienes se les sigue clasificando por los orígenes de sus antepasados.

Aunque no me identifico totalmente con el contenido del texto, he querido traducirlo porque me parece que este es uno de los pocos textos que aporta un análisis inteligente, profundo y relevante de la utilización y promoción de este caso por parte del poder y del Estado.

Añado al final algunas notas de traducción y más abajo unos breves comentarios sobre el artículo y el contexto político francés en el que se insieren (estos comentarios están en francés).

Todos los errores y omisiones de traducción son mi responsabilidad.

El comunicado original se encuentra en el enlace: http://indigenes-republique.fr/dieudonne-les-juifs-et-nous/

 

<< Comunicado: Dieudonné, los judíos y nosotros

1/ Dieudonné es para Valls lo mismo que Tariq Ramadan fue para Sarkozy: una pieza maestra en su estrategia para la conquista del poder. A partir de ahora, todo pretendiente serio a la presidencia (*), para sus nupcias con la república, sabe que es rentable exhibir la cabeza de un indígena insumiso. A cada uno su safari.

La arrogancia viril del indígena Dieudonné, desafiante con el poder del Estado, asoma como una oportunidad divina en el camino que lleva al Elíseo. Pero, sucedáneo de Sarkozy y pobre estratega, el Torquemada de la caza a la quenelle (**) parece hundirse sin remedio en un cenagal del cual no se vislumbra cómo podría salirse indemne. En efecto, Dieudonné amalgama más que el simple pueblo indígena (***); lleva consigo la adhesión de gran parte de la opinión pública exasperada por la incuria del equipo en el poder. Valls, a pesar del repliegue de su adversario, obtiene una victoria pírrica y comete una falta que, esperemos, quizá le será fatal.

2/ Sin embargo, y tratándose de uno de los actores principales de este vaudeville trágico-cómico – un Negro – no corresponde al establishment definir qué es un buen o un mal negro (*+). Desde hace demasiados largos años, hemos tenido que sufrir las prestaciones proyectadas y admitidas por el “sistema”: refinadas, consensuales, “laicas”, “feministas”, musulmanas moderadas, republicanas, en una palabra: negros domésticos. Dieudonné es la antítesis del buen indígena. Él mismo es el hijo natural no deseado de esta política. Es todo lo que el humanismo blanco reprueba. Tomándola contra los judíos, desgracia todo el edificio moral donde se aposenta la buena consciencia blanca.

3/ Las ocasiones (perdidas) en las que la emoción de las élites y las grandes almas podrían haberse expresado fueron muy numerosas durante los treinta últimos años (crímenes policiales, racismo de Estado, islamofobia, racismo anti Rroms (+), raids israelitas, operaciones militares imperialistas…). Podría bien ser que el filosemitismo sospechoso y empalagoso que impregna la moral blanca haya encontrado sus límites históricos y revele su vacuidad.

4/ Los resortes principales del “engranaje competitivo” entre comunidades no se deben buscar del lado de las víctimas del racismo sino en primer lugar del lado de las lógicas de un sistema basado en las jerarquizaciones étnicas y del lado de las políticas concretas de aquellos que dominan. El trato privilegiado que beneficia la represión del antisemitismo en relación a otros racismos contribuye a ahondar las oposiciones entre los diferentes componentes de la sociedad francesa, designando los judíos a la vindicta de los más desfavorecidos en la jerarquía de los racismos. Al cabo de esta lógica, se observa la proliferación de una ofensiva racista contra los jóvenes indígenas, acusándolos de ser el vector de un nuevo antisemitismo. Al mismo tiempo que pretende establecerse como defensora de los judíos, esta lógica se sirve de ellos (con la complicidad de la mayoría sionista y/o reaccionaria entre ellos) como si de un bate de baseball se tratase para golpear a los Negros y a los Árabes.

5/ “El antisemitismo poscolonial”, del que a día de hoy se acusa a los nuestros, es un señuelo que no reposa de modo alguno sobre el ejercicio efectivo por parte de estos de una dominación estatutaria sobre los judíos. Desde este punto de vista, combatir el racismo desdentado de algunos de los nuestros, es en primer lugar un asunto nuestro; en segundo lugar, es una tarea en efecto importante, no sólo, o en absoluto, para asegurar o agradar a los Blancos, sino para descolonizarnos nosotros mismos y rechazar nuestra integración a la filiación ideológica del antisemitismo europeo. En una palabra, salir de una concepción del mundo que nos llevaría a impases políticos. Con esto, se hace referencia a una lectura descolonial del Shoah [1], esta religión civil europea [2].

6/ Nosotros condenamos todas las censuras pasadas y futuras hacia Dieudonné. No por un apego excesivo a la libertad de expresión, sino porque la libertad de expresión racista es practicada en Francia con tal pasión que sería malsano poner un bozal a la expresión de un “antisemitismo poscolonial” – que aún y ser obsceno e intenso no encuentra ningún sostén en las esferas del poder o del Estado.

Nosotros ya nos hemos expresado sobre el fenómeno Dieudonné [3] y lo hemos analizado por eso que es: una empresa integracionista que se despliega en favor de los efectos del campo político blanco. Sus causas encuentran sus fuentes en:

1/ la incapacidad de los movimientos blancos de transformación social a comprender el racismo en tanto que sistema, relegándolo a un enfoque moral en lugar de proceder a revisiones dolorosas que se imponen. De este modo hacen la elección conservadora del entre-sí blanco y en nombre de su unidad marginalizan sistemáticamente las cuestiones indígenas.

2/ la crisis del movimiento pro-palestino tomado como rehén por las grandes organizaciones de la izquierda blanca, profundamente preocupadas por su honra (+*), complacientes con el sionismo de izquierdas e inquietas por el exagerado fervor antisionista de los jóvenes de los barrios (+**). Es momento de entender que Israel no es sagrado. No tenemos por qué llevar la culpabilidad de un Occidente que intentó exterminar a los judíos. Es necesario oponerse a Israel en tanto que Estado colonial y racista (+***).

3/ la incapacidad de los movimientos de inmigración, a pesar de una progresión significativa de las resistencias, para proponer una estrategia antirracista autónoma y unitaria.

4/ a un análisis erróneo e indigente del sionismo compartido por una importante parte de la familia antisionista y que se resiste a la idea que en primer lugar este es un producto del imperialismo occidental y no su origen. El sionismo es un tentáculo del pulpo imperialista, pero no un tentáculo de sí mismo y sólo sí mismo. Es esto lo que da crédito a la tesis soraliana de una Francia ocupada por el sionismo (*x). Este análisis desvía el combate real de la ocupación de Palestina e inocenta al resto de naciones imperialistas que no necesitan el sionismo para pillar África y abrir las venas del tercer mundo.

… y sus consecuencias son múltiples:

1/ Una traición de las luchas anticoloniales y de las inmigraciones. Dieudonné, con sus jerigonzas,  amenaza seriamente todo el edificio ideológico, en particular la idea de antisionismo, puesta en pie con paciencia desde hace varios decenios por los medios de inmigración. Dieudonné aporta así un formidable respaldo a la demonización de la campaña BDS haciendo lo que los sionistas hacen ya: hacer coincidir toda denuncia de Israel con un reglamento de cuentas anti-judío. Así, él valida la ecuación: antisionismo = antisemitismo.

2/ A través de la adhesión de una parte de los nuestros a la ideología nacional-imperialista, para la que trabaja Alain Soral, toma forma una alternativa de derecha opuesta al proyecto de integración/asimilación “universalista” llevado principalmente por la izquierda. Del mismo modo que rechazamos dejarnos tomar el pelo por la retórica del menor mal o de “lo menos malo” (llevada principalmente por el PS) como sola barrera posible a los corrientes más racistas de la escena política francesa, rechazamos por igual la idea inmoral y suicida según la cual deberíamos aliarnos con las peores corrientes nostálgicas del tiempo bendito de las colonias para sancionar los partidos que, desde hace decenios, llevan a cabo una política racista y aportan su apoyo al Estado sionista y a la política occidental de dominación y de destrucción política, económica y cultural del mundo.

En ambos casos, nosotros no existimos por nosotros mismos, sino como una apuesta de las batallas que se libran la derecha y la izquierda y las diferentes tendencias en su seno. El brazo de hierro Valls/Dieudonné sería regocijante si sus dividendos no se estuvieran almacenando por las franjas más racistas y coloniales del campo político francés.

Para concluir, nosotros no participamos a ninguna caza a la quenelle decretada por un ministro de interior islamofobo, filosemita de circunstancia y “eterno” amigo de Israel. Este triste señor no está cualificado para dar lecciones de antirracismo a Dieudonné y a sus aficionados (x). Tampoco nos someteremos a la conminación de crucificar Dieudonné en el altar de la respetabilidad poniendo por pretexto que es alguien con quien mejor no frecuentar. Estamos demasiado familiarizados con la inmoralidad del poder y de buena parte de la oposición para conmovernos por la de un clown. En cambio, Dieudonné en tanto que hermano de condición como de indígena dotado de libre albedrío puede escoger entre prolongar su servidumbre o librarse de ella radicalmente. Al instar de un Malcom X quien, después de unos inicios desastrosos, supo encontrar una vía justa y revolucionaria para devenir la leyenda política que conocemos [4]. Dieudonné debe encarar su destino rompiendo con todo el fárrago blanco y renovar con África, el tercer mundo y nuestros antepasados más prestigiosos. Una ocasión histórica se le ofrece. Entre Faurisson et Fanon, debe escoger.

Le PIR

[1] Pour une lecture décoloniale de la Shoah

http://indigenes-republique.fr/pour-une-lecture-decoloniale-de-la-shoah/

[2] Enzo Traverso : « La fin de la modernité juive : Histoire d’un tournant conservateur », La Découverte, 2013.

http://www.editionsladecouverte.fr/catalogue/index.php?ean13=9782707175465

[3] Houria Bouteldja dénonce le rapprochement de Dieudonné avec l’extrême droite

http://indigenes-republique.fr/houria-bouteldja-denonce-le-rapprochement-de-dieudonne-avec-lextreme-droite/

[4] Sadri Khiari, « Malcolm X, stratège de la dignité noire », éditions Amsterdam

http://www.editionsamsterdam.fr/articles.php?idArt=221

>>

Notas de traducción

(*) Original: “magistrature suprême”.

(**) Gesto popularizado por Dieudonné que se asocia o se ha asociado al saludo nazi. Las repetidas y repetitivas salidas de tono e insultos antisemitas de Dieudonné, que van desde la caracterización de los judíos con la usura hasta la burla del Shoah (Holocausto) y el negacionismo, han contribuido a ello.

(***) Dado el contexto, he escogido “amalgama” para traducir “brasse”. “Pueblo indígena” hace referencia al concepto de “indígena” que utiliza el PIR, Partido de los indígenas de la república, relacionado en buena medida con las poblaciones francesas racializadas, designadas como “otros” árabes, negros, gitanos, judíos o asiáticos (aunque pueden asimilar capas de población blancas por sus orígenes humildes y su proximidad para la política de la metrópolis) y con la crítica al racismo de Estado.

(*+) En el original “negre”, que tiene connotaciones negativas y racistas. La expresión más aceptada es la de “noir”, es decir: negro. “Negre” sería algo como “nigger” en inglés.

(+) “Rroms” en el original, en referencia a la expresión Roms, en ocasiones traducida al español como pueblo gitano, que fue adoptada por la Unión romaní internacional.

(+*) “Respectabilité”, respetabilidad, honra.

(+**) “Quartiers”, barrios; en referencia en especial a barrios populares.

(+***)Del mismo modo yo me opongo a España y a la UE en tanto que estado y supra-estado colonial y racista. El holocausto, el shoah, como quieran llamarlo, desde mi punto de vista fue cuando no  auspiciado, tolerado por la mayoría de Estados europeos (incluido el Vaticano), como lo fue el fascismo y el totalitarismo: esta es en la mayor medida una carga de Europa y de la Unión Europea (también creo que las raíces más profundas van más allá de las persecuciones y los campos de concentración; se revela  también la cara interna del imperio colonial, las contradicciones de la “nación”).

(*x) Referencia a Alain Soral, un susodicho y auto-proclamado “intelectual” asociado a los medios de extrema derecha, fascistas, racistas u antisemitas, entre otros cargos, que goza por desgracia de cierto eco público. Dieudonné es acusado de antisemitismo por sus propios méritos – aunque no escapa a quien quiera verlo que detrás de la acusación a Dieudonné hay su relación con Soral. Desde este punto de vista, el affaire en parte es atacarse a Dieudonné para no atacarse a Soral y poner en evidencia que lo que subsiste es un conflicto entre “blancos” donde no se sabe quién es más manipulado, los “judíos” o los “negros”. También subsisten las relaciones con el partido de extrema derecha Front National, FN.

(x) “Aficionados” en castellano en el original.

Comentarios adicionales:

+1 à l’article [1] ; la chance que quelques-uns écrivent des trucs intelligents. L’affaire entre les chéries d’Hollande Président, Valls et Dieudonné, nous a tous laissé un mauvais arrière-goût à colonialisme et à racisme : à Françafrique.

Le pouvoir blanc, masculin, capitaliste continue à insulter les noirs et les arabes et à utiliser les juifs comme un bouc émissaire. Les touts riches et puissants, ils se frottent les mains ; qu’ils soient chrétiens, juifs, musulmans ou athées ; s’ils croient à un dieu, ceci doit être l’argent.

Laissons aujourd’hui celui qui  vient de mourir, laissons-le se pourrir ; en effet, il pourrissait déjà depuis pas mal d’années. Il n’était pas un « lion », même pas un « warrior » ; il était un assassin ; mais il parait qu’au présent les assassins et les comploteurs se réjouissent de leur impunité.

Pour bien clarifier les faits, à mode de conclusion, ils nous ont balancé encore une autre fois cet imbécile de Bedos : l’homme français de souche, blanc, de bonne famille, revenu et patrimoine non négligeable, très ironique, très machiste, très raciste, très imbécile [2].

Il est amené pour nous rappeler que le pouvoir blanc-masculin-capitaliste est là pour bien nous insulter, pour bien bafoué nos droits, pour rigoler de tout, en spécial des impuissants, pour montrer leur impunité, pour crier bien haut ses privilèges.

Je ne veux accuser personne mais en voyant son impunité et la façon dont il parle des femmes et des travailleuses du sexe, il pourrait être un mec qui drague une fille, la raccompagne à la maison, il insiste et insiste et quand la fille perd le nord, il la baise, à fond, sans rien demander ; c.-à-d, il la viole. Puis il peut toujours dire : « mais tu peux être contente, tu as baisé avec le grand Nicolas Bedos !». Si jamais, le prochain mec payera les frais (mieux s’il est banlieusard – les tournâtes !). Mais quittons cet univers parallèle et revenons au notre.

Je pense que chaque fois il y plus de femmes, de noirs, d’arabes, de juifs, de travailleurs, des prolétaires et des parias qui ont marre de ce pouvoir blanc-masculin-capitaliste et qui ne croient plus à ses mensonges.

Expect us

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s