El radical soy yo

Estimación neonaticidios en Francia: 250 al año, aprox.

En Francia, 2010: 146 mujeres muertas por su pareja o ex y 28 hombres.

Pero de todo esto, la de mayoría de feministas y en especial las feministas institucionales solo ven las 146 mujeres muertas. Así hacen sus estudios y fundan sus planteamientos políticos.

¿Por qué? Porque son unas demagogas y unas cerdas que les importa una mierda los derechos humanos o los derechos de las mujeres o de los niñxs. Ellas solo van a chupar del bote. Dan casi tanto asco como los hombres: en especial los hombres de poder, de dinero, los hombres más machistas. Estas feministas son el reflejo y lo que más se parece a los peores hombres.

Para muestra un botón. Toda la utilización que hacen de las estadísticas es manipuladora e incorrecta. Y se lo dices y te todavía te insultan. Todo: tiempos de trabajo, salarios, violencia, discriminaciones, denuncias. Todo está mal. Cada cosa que reviso: mal.

A Lidia Falcón lo que le debe pasar es que se quedó agilipollada por el abandono de su padre y las palizas que le daba su madre – a quien disculpa, como hace la mujer maltratada con su agresor. Según Lidia Falcón, no pasa nada porque una madre apalice a su hija. Así va el mundo.

Me cago en Foucault, en Christinne Delphy, en el PSOE, en el PP, en los machistas, en las feministas, en los izquierdosos, en los conservadores, en los hombres y en las mujeres.

Me cago en todos. Todos son pro-capitalistas y/o pro-patriarcales.

Todos, todos contribuyen y han colaborado en mi opresión. Todos y todas han colaborado en joderme la vida. En excluirme, invisibilizarme y en criminalizarme.

Y yo voy a por todos. Contra todos.

Ni feministas ni historias.

Aquí el único auténticamente revolucionario soy yo.

Además, de algún modo yo también soy una mujer.

Fuentes:

Adélaïde, 15 mois, Séréna, 23 mois : l’énigme des enfants fantômes

http://tempsreel.nouvelobs.com/societe/20131212.OBS9384/adelaide-15-mois-serena-23-mois-l-enigme-des-enfants-fantomes.html

Violence conjugale

http://fr.wikipedia.org/wiki/Violence_conjugale#cite_note-26

***********************************

Yo no estoy en el margen: ellos y ellas, vosotros y vosotras habéis querido hacer de mí un marginal y un criminal. Suerte que nací en una familia trabajadora con unos ingresos relativamente altos.

Sí, mi lucha es política y constituye un ataque radical a las estructuras de la sociedad. Más radical que las luchas feministas o homosexuales que conozco. Más radical que Delphy o Butler: tanto la una como la otra me parecen unas trepas aprovechadas.

¿Quién decide que es lo marginal? Lo que hace Delphy de coger la media y nombrar un hombre “normal” y hombres “marginales” no es más que un artificio para definir el hombre al que se quiere parecer, el hombre al que se parece, al que aspira a ser. Delphy quiere ser un hombre.

Para los otros: mierda, como si se mueren o los matan: casi mejor.

Con el último naufragio de Lampedusa las fans del SCUM debían estar contentas: “aunque había mujeres, ¡cuántos hombres murieron! ¡Hay que celebraro! ; 28 hombres muertos por su pareja: ¡descorchen las botellas de champagne!”.

Bueno, hay muchas feministas que a los inmigrantes racializados sí que los lloran, pero sólo a ellos. ¿Por qué? Porque son unas racistas que los tratan como objetos.

Con profesoras como Delphy, Falcón o Ceri no es sorprendente que los niveles educativos de los hombres y los chicos esté como esté; con profesoras así, que se divierten con el fracaso y la exclusión de los chicos del sistema educativo – tantas profesoras así que he tenido. Con todo, no es la única causa ni la principal: ellas no hacen más que reforzar el machismo según el cual los hombres de clases bajas son violentos y estúpidos.

Para acabar decir que el feminismo de Delphy es un feminismo de Don Quijote y Sancho Panza, según el cual entre todas las mujeres hay amistad y solidaridad. Lo que sucede es que no sólo hay una clase de mujeres: su teoría no es más que alienación que ella quiere imponer a mujeres de clases inferiores, a mujeres que no son tan beneficiadas como ella por el capitalismo.

La teoría de Delphy es un mecanismo de legitimación, dominación y explotación de algunas mujeres privilegiadas sobre los hombres “marginales” y sobre las mujeres de clases inferiores.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s