TOXIC

El feminismo es muy a menudo demasiado sexista.

Es agobiante.

De acuerdo que las “oprimidas” den sus definiciones de los “opresores”, pero por lo menos deberían reconocer que la cagan de forma habitual.

Lo corriente es que prefijen una definición y unas características del género “hombre” abstractas y muy limitadas (lo más corriente es que solo haya una tipología de “hombre”).

Luego, hay hombres que quedan fuera de la definición de “hombre” o que son considerados iguales por todas las características de posicionamiento social, incluso por aquellas en las que es evidente que no son iguales (ingreso, renta, propiedad, características físicas, etnia/raza, religión).

Así que las feministas por lo general son unas sexistas que han hecho unas teorías muy bonitas que me excluyen por sistema, por definición.

Yo no creo que sea sólo un olvido. Como todas las personas tienen su lado oscuro. El hecho que puedan ser oprimidas no implica que siempre utilicen su fuerza acorde con la justicia, ni que puedan ser opresoras desde otro ángulo. Son unas brujas. Cuando se les va la olla y han lamido demasiados sapos, son malas, son unas brujas malas.

Pero las brujas no tienen una teoría de los Ganimedes, ni de los hombres lobo, ni de los vampiros, ni de los faunos.

Las brujas ignoran la existencia de los brujos. Sin embargo son más antiguos que la historia. Tan antiguos como el patriarcado. Ese pasado incierto de culturas vernáculas de las lenguas, los mitos y las matemáticas.

A los Ganimedes y a los faunos les gusta pasearse libres y encantadores entre la sociedad de hombres y mujeres. Sin tener que dar explicaciones todo el tiempo. Sin tener que sufrir la incomprensión y las opresiones.

Lo más habitual es que utilicen disfraces y camuflajes que les permiten pasar más o menos desapercibidos. No entiendan mal, no tiene por qué ser todo una mentira: es una simplificación para acomodar el discurso y el rol social a los prejuicios y a las limitaciones del interlocutor.

También, para no sufrir la violencia derivada de los prejuicios, por la trasposición del odio (y el odio de sí) hacia aquel que sale de la norma.

A veces el fauno recuerda al niño.

Sucede entonces que a “papá” y “mamá”, a los “adultos” en general, les gusta oprimir a los niños.

Colaboran entre ellos.

También es verdad que en ocasiones es muy fácil tomarles el pelo (jeje).

Brujitas, ¿a qué jugamos?

Las brujitas son unas sexistas que no saben diferenciar el machismo del feminismo.

Por lo demás, la falta de reconocimiento del error es alienación en cuanto la “mujer” teme que, al ser su situación tan precaria, cualquier error pueda ser origen de su mayor desgracia.

En fin, no es verdad que yo “desee ser una mujer” y me quiera “convertir en mujer”.

Eso no es más que una media verdad.

Con las dos del videoclip, ¿tú con cuál os identificáis?

Advertisements

4 thoughts on “TOXIC

    • mira chatina, yo me informaba y leía feminismos a una edad que tú todavía jugabas con muñecas y esperabas tu primera regla para sentirte una mujercita. Qué ridicula!

      Sabes a qué se parecen las mujeres “feministas” como tú?

      A los hombres. Pero no a cualquier hombre: a los hombres más machistas, más heteropatriarcales y más capullos.

      Miralo a él y observarás el mejor reflejo posible de tí misma.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s