Sin categoría específica; agresiones a menores

Sin categoría

Una amiga me decía hace tiempo: “Bernat, tú a veces tienes gestos como de niña”. Puede ser.

Llevo el pelo largo, que es algo muy poco habitual en el París conservador y homófobo de hoy en día.

Quizá, todo esto no es más que el reflejo de la homofobia. Pero no lo creo, estos dos factores no sirven para clasificarme como homosexual.

Quizá se añade el hecho que visto de una manera un poco particular, dependiendo del día. Está claro que ningún día no paso por un parisino a la moda; ni ganas que tengo. A veces puedo parecer un frikazo. Tomo posiciones corporales particulares y bailo de una manera, vamos a decir, personal.

Quizá es tan solo el odio del diferente.

Quizá se añade el hecho que soy extranjero, aunque sea blanco de la UE. Esto no daría pie a un gran racismo, pero quizá podría dar pie a algunas pequeñas actitudes xenófobas.

Pero por otro lado tengo una apariencia que corresponde bastante a las representaciones de masculinidad mayoritarias y soy heterosexual.

Quizá es una mezcla sutil de todos estos factores, que se conjugan sin poder dar a una categoría específica, sin poder decir más que: es un “otro”, un “diferente”, un “raro”.

De mi apariencia, entiendo que muchos hombres me ignoren: intuyen que se pueden encontrar problemas.

¿Pero las mujeres? A las mujeres no les voy a agredir, no las voy a insultar – de riesgo que luego vengan 4 tíos a darme una paliza.

No, las mujeres se sienten libres para insultarme y reírse de mí todo lo que quieran. Es una forma de transponer el odio de sí y el odio hacia los hombres hacia una víctima seleccionada: una víctima que no va a poder defenderse, porque en ese caso se le va a señalar como un agresor.

Esto hasta los cojones. Tengo ganas de poder salir sin que me insulten.

Menores agredidos

Del mismo modo que la lesbiana que agredieron de niña tiene más probabilidades de hacerse agredir por el resto de lesbianas.

Del mismo modo que el gay que agredieron de niño tiene más probabilidades de hacerse agredir por el resto de gays.

Yo tengo más probabilidades de hacerme agredir por el resto de heterosexuales, hombres y mujeres. Si no sufro más agresiones es porque no me dejo hacer.

Luego, estas mujeres del link tienen muy buenas razones para manifestarse. Dicen cosas muy interesantes.

http://www.cuartopoder.es/invitados/mujeres-victimas-de-violencia-de-genero-una-huelga-de-hambre-silenciada/2098

Sin embargo, ellas también son pro-patriarcales: para ellas los hijos y las hijas no son más que objetos de los cuales se disputar  la propiedad.

En esto se parecen a este otro link que cuelgan por ahí unas feministas francesas. Los derechos de los niños no dependen del feminismo, no son un grupo único con las mujeres; son un grupo independiente. Hacen muy bien de criticar los avances masculinistas, pero se equivocan en cuanto para ellas los niños y las niñas no son más que objetos apropiables. La foto del niño con la mamá es la muestra de su machismo pro-patriarcal.

http://soslesenfants.tumblr.com/

Es curioso que estas mismas feministas promuevan a un chico gay, víctima de violencias en su infancia, que entró en la prostitución (gay), que sufrió violencias en los clubs de gays y que ha sido víctima de violencias por sus parejas afectivas.

Digo que es curioso, porque este chico no para de denunciar una y otra vez el maltrato al que fue sometido por su madre durante su infancia. ¿Cómo se come una cosa con la otra?

http://independentmetisse.wordpress.com/2013/11/10/un-jour-lhomme-que-jaimais-ma-etrangle/

Al final me pregunto: ¿por qué a este chico lo aceptan y a mí no?

¿Por qué he sido cliente de prostitutas? ¿Por qué soy heterosexual? ¿Por qué soy radical?

La utilización de la fuerza

¿Y qué pasa cuando me junto con una chica que sufrió violencias en su infancia? Entonces sí, en este caso en especial he de ir con mucho cuidado para no ejercer la opresión patriarcal sobre ella. Que me castiguen si me he equivocado. Pero entre ella y yo existe también una solidaridad que el resto no podéis entender.

 

« Un usage modéré de la force, qui seul permettrait d’échapper à l’engrenage, demanderait une vertu plus qu’humaine, aussi rare qu’une constante dignité dans la faiblesse. D’ailleurs, la modération non plus n’est pas toujours sans péril ; car le prestige, qui constitue la force plus qu’aux trois quarts, est fait avant tout de la superbe indifférence du fort pour les faibles, indifférence si contagieuse qu’elle se communique à ceux qui en font l’objet. Mais ce n’est pas d’ordinaire une pensée politique qui conseille l’excès. C’est la tentation de l’excès qui est presque irrésistible ».

L’Iliade ou le poème de la force, Simone Well.

Bon, je ne suis qu’un humain. Alors : je me suis trompé ?

 

Canciones

Sin categoría

La fuerza

Advertisements

One thought on “Sin categoría específica; agresiones a menores

  1. Retroenllaç: Índice-resumen de textos sobre el sistema capitalista-patriarcal | Contes de l'exili

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s