Estos gatos

Yo no tengo que agredir, pero no tengo por qué ayudar, ni colaborar. Nada me obliga. Si no hay respeto mutuo, me importa bien poco lo que me puedan decir. Has caído en tu misma trampa.

Tú pensabas que yo sólo podía ser agresor y tú solo podías ser agredida. Te has pasado horas (¿años?) alternando miedos con una conversación que te sobrepasaba, con alguien que te intentaba explicar una cosa que ni él mismo consigue del todo entender. Pero tu esquema mental es limitado: en él no cabe la idea de que yo puedo haber sido agredido sexualmente y que tú no eres necesariamente una víctima. No entiendes nada en absoluto. Y tú misma caes en una trampa que yo no consigo del todo entender y de la que visiblemente no te puedo sacar.

Yo no te tengo que agredir, pero tú no tienes ningún derecho a insultarme y a tratarme como un animal.

 

¿Que te he insultado? Pues sí, te he insultado.

Hay dos libros que nunca voy a leer, en orden cronológico:

* Crimen y castigo, de Fiódor Dostoievski.

* El segundo sexo, de Simone de Beauvoir.

Sartre dijo: “el infierno es el otro”.

Años después Beauvoir escribió “El segundo sexo”.

 

Pues eso, respect.

 

Those cats:

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s