El sensacionalismo y el mal de la corrupción

[Publicado originalmente en dos artículos el 20 abril 2011 en otro blog – link abajo]

Cuando los historiadores de aquí mil años expliquen nuestra sociedad en la que apenas un 10% de la población concentra el 90% de la riqueza mundial difícilmente podrán hablar de democracia o de gobierno del pueblo. Lo llamarán por su nombre: una oligarquía, y lo compararán con las sociedades medievales en las que los nobles mandaban (los patronos) y la iglesia bendecía (los economistas).

Ahora ustedes salen con el tema de la corrupción. ¿Qué creen, que la historia se resume a un cuento de buenos y malos? En el sistema financiero hay gente mala que ha provocado la crisis, en nuestro sistema político (que llaman democrático) hay gente mala que es corrupta.

¿Qué hemos de hacer? ¿Hemos de decir:”no seáis malos”? ¿Realmente creen que si a los que ustedes llaman los malos desaparecieran se acabarían los problemas?

Yo creo que no. Creo que hemos de cambiar un sistema injusto que se basa en la explotación de la gran mayoría por una minoría selecta.

Ustedes que tienen las manos manchadas de sangre inocente, de la gente que padece el hambre y la enfermedad en el mundo, gente que trabaja esclavizada para estas grandes empresas “competitivas e internacionalizadas”, gente expropiada y expulsada violentamente de sus casas, ustedes que celebran el crecimiento de las exportaciones cuando se venden armas a países en guerra, ustedes se atreven a hablar del mal de la corrupción.

Ante semejante hipocresía asesina y cómplice siento crecer el fuego en mi interior y se que como yo otros muchos lo están sintiendo crecer. Tengan cuidado ilustres señores, se prepara un fuego que hará arder las bases de su civilización y que les arrancará de sus poltronas donde se regocijan culpables y complacientes.

++++++

Si el foro de Ayuso es de normal sesgado, ahora corre el riesgo de tornarse irrelevante. Sesgado porque la gran mayoría de las intervenciones corresponden al pensamiento económico “ortodoxo”. Un pensamiento que a mi entender, y al entender de otros muchos analistas, ha contribuido enormemente a asentar las bases de la actual crisis.

En la primera semana se alzaron varias voces criticando la falta de mujeres invitadas en el foro  y el sesgo o discriminación que esto comportaba. Estoy de acuerdo. Sin embargo, en estos tiempos que corren olvidamos demasiado a menudo otras muchas variables de discriminación que utilizan las personas que detienen el poder (hombres en su mayoría). Este olvido favorece que las empresas, los partidos políticos y los medios de comunicación utilicen la contratación o la promoción de mujeres para dar la imagen de que son el paradigma de la igualdad, la pluralidad y el progreso (y ya no digamos si se ponen una pegatina de color verde) y así omitir otras variables de discriminación que afectan a ambos géneros (por ejemplo rico-pobre).

En nuestro caso, más grave que la ausencia de mujeres es la ausencia de economistas “heterodox@s” (sean hombres o mujeres). Esta es la variable de discriminación clave para el caso que nos ocupa. Dicho de otra manera, poco mejoraría el panorama si en el foro hubiera la paridad entre hombres y mujeres, pero todos fueran economistas ortodoxos. No tendría más que un valor simbólico sin efectos para la gran mayoría de las personas normales “de a pie”. Hay personas que consideran muy importante y muy representativo que haya mujeres en la cúpula dirigente de grandes empresas o partidos políticos o en puestos de reconocimiento público. A mi me parece bastante irrelevante, ya que solo afecta a una minoría selecta. Por mucho que haya ministras, para de el gran grupo de trabajador@s la igualdad entre géneros se verá dificultada mientras, por ejemplo, la ley establezca de facto que son las mujeres quienes deben ocuparse del cuidado de los hijos (comparen sino el permiso de paternidad con el de maternidad) o persista la asignación de empleos en función del género. Dicho esto, vayamos al tema de la irrelevancia.

J. Ayuso ha dejado pasar una gran oportunidad esta semana. Ha escogido un tema “provinciano” de una manera oportunista por la cercanía de las elecciones municipales y ha pasado por alto el gran tema de la semana: el G20. Después de hablar del Pacto del Euro, de las agencias de rating, de la política monetaria del BCE y de la posibilidad de un plan de rescate para España, Ayuso tenía la oportunidad de empezar un debate sobre cómo estas piezas se insieren en el orden político y económico mundial. Se habría podido hablar de la gobernanza mundial, de la reforma del sistema monetario y financiero, del (in)cumplimiento de la agenda propuesta, lo que queda por hacer, los desequilibrios mundiales, etcétera.

En vez de esto ha escogido un tema de una importancia económica mucho menor, pero mucho más sensacionalista. Un tema para soltar todos los tópicos sobre lo muy corruptos que somos los españoles a diferencia de los otros países (y por ende la necesidad de reformas que tenemos). Estos tópicos están infundados: solo hace falta ver que varios directivos de Goldman Sachs están siendo juzgados en EEUU, el caso Bettencourt y los casos de las comisiones por contratos armamentísticos en Francia o el destape del gran caso de evasión fiscal de hace unos pocos años en Alemania. España no es un caso aparte: en todos los países donde no hay mecanismos de control adecuados la corrupción prospera.

A mi entender, su mala interpretación de cuál es el tema de la semana no está libre de culpa.  Por esto la ira expresada en mi anterior comentario. Como podrían decir que yo soy un radical, me remito al artículo de A. Costas publicado este domingo en Negocios (no se piensen que le tengo una simpatía especial). Ahí, él habla de la “corrupción inocente”, aquella “que los que la practican lo hacen sin tener conciencia de estar haciendo nada ilegal; ni tampoco algo que, sin ser ilegal, sea, sin embargo, moralmente censurable. Creen, simplemente, estar actuando de acuerdo con las leyes del mercado.”

Hablar del G20 hubiera permitido hablar de esta “corrupción inocente” que está amparada por el sistema legal europeo y por el español pero también por el estadounidense. Esta corrupción inocente que provoca que las reformas laborales, de pensiones y los recortes del gasto social ya estén en vigor a la vez que no veamos un progreso significativo en las reformas monetarias y financieras ni propuestas para corregir los desequilibrios globales. Esta corrupción inocente que habla del fomento de la competencia cuando estamos atravesando un intensísimo proceso de concentración empresarial, que nos dice de ser competitivos con países en los que los trabajadores son explotados sin ninguna consideración o que impone reformas a los países con problemas a la vez que salva incondicionalmente a los bancos.

Yo, a diferencia del señor Costas, no creo que esta corrupción sea inocente. Me parece que la gente que la practica es muy conciente de la lucha por el control económico y político que hay detrás de ella. Y los acuso.

Creo que el señor Ayuso al escoger el tema de la semana era muy conciente de las ampollas que podría generar una discusión sobre el G20 y ha tirado una cortina de humo. Es la muerte del periodismo.

Más grave todavía cuando vemos la poca cobertura mediática que ha tenido el G20 en El País y en la demás prensa escrita española. Temo que alguien decidió que no se debía hablar de ello. He tenido que ir a las ediciones digitales de periódicos extranjeros para hacerme una idea un poco más completa, y aún así ha sido difícil.

Hoy en día, con la compra de El País por el fondo Liberty Acquisitión Holdings, con el proceso general de concentración de los medios, con el gran número de despidos en el sector, parece que los periodistas tengan miedo de morder la mano que les da de comer. [Hay un interesante documental de la UNED sobre el tema, se lo recomiendo]

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s