Aquellos que aclaman el Pacto del Euro (1)

[Articulo publicado originalmente en 2 abril 2011 en los comentarios del blog Economismo de el País como respuesta al artículo de J. Ayuso “España necesita el látigo del Pacto del Euro” y a los comentarios de los expertos invitados el 19/03/2011 – link abajo]

La adopción del llamado Pacto del Euro no sólo no es una necesidad, sino que además es un error. La crisis actual ha demostrado que los criterios del Pacto de Estabilidad están mal fijados y el diseño institucional de la Unión Europea es, además de poco democrático, ineficiente. En vez de cambiarlos, lo que se propone es endurecerlos y reforzar el error. ¿Cómo es esto posible?

En los últimos 30 años hemos visto como en temas de economía el punto de vista de los expertos ha desplazado progresivamente el debate parlamentario creando un gran déficit democrático en todos los países de la Unión Europea y en la UE en su conjunto. Después del fiasco de la Constitución Europea, se aprobó por decreto un Tratado de Lisboa. La iniciativa legislativa no la detiene el parlamento europeo. Las grandes leyes marco se elaboran a puerta cerrada por las cúpulas de los grandes partidos políticos sin que sepamos quién y cómo está realmente interviniendo.

Es importante que los lectores de El País tengan siempre en cuenta quienes son estos expertos en Economía. Por ejemplo, en el patronato de la asociación FEDEA, que promueve estos maravillosos estudios, están presentes las más grandes empresas e instituciones financieras: Repsol, Iberdrola, Banco Santander, BBVA, etc. (http://www.fedea.es/002_AcercaDe_MiembrosConsejo.asp). Curiosamente, y uno no sabe muy bien por qué, también encontramos al Banco de España, un organismo público.

Lo que transmiten estos expertos no es el punto de vista neutro y objetivo de la ciencia. Esta gente trabaja para el gran capital, los grandes negocios, como representan la familia Botin o “en Fainé i en Brofau”. Estos expertos son la cara bonita y autolegitimada con la que se presentan las políticas encaminadas a aumentar los beneficios de este entramado financiero e industrial (y, por lo tanto, a disminuir la parte del pastel que reciben los demás actores económicos y en especial los asalariados).

A día de hoy no existe una ciencia económica con un cuerpo bien establecido de resultados teóricos que se ajusten a los “hechos observados”. Lo que sucede es que hay una gran presión y muchos incentivos (buenas retribuciones, oportunidades académicas, reconocimiento, puestos en grandes empresas y instituciones públicas, etc.) para que los economistas se adhieran y utilicen la teoría económica para promover los intereses de este gran capital.

Seamos claros: no es posible copiar el modelo Alemán (ni el modelo Chino). Es lógicamente imposible: no puede ser que todos los países tengan superávit de exportaciones. Si un país tiene un exceso de exportaciones es porqué otro tiene un exceso de importaciones.

Hemos de dejar de poner a Alemania como el buen alumno, el ejemplo a seguir. Alemania es tanto parte del problema como lo son Grecia o Irlanda (o España). Si queremos que la situación se ajuste, hemos de promover un ajuste en ambos lados. Es más, deberíamos promover un ajuste mayor de los que más pueden, porqué están en una mejor situación: todo lo contrario a la situación actual, en el que los países más fuertes imponen sus condiciones a los más débiles.

Hace poco más de 10 años y con la excusa de los costes de la reunificación colaron un gol a los trabajadores Alemanes. Desde entonces los salarios Alemanes han bajado relativamente y al mismo tiempo se han acumulado superávits por cuenta corriente de la balanza de pagos. Estos superávits, que pertenecen a los grandes conglomerados financieros-industriales, se han reinvertido irresponsablemente en el resto de Europa fomentando burbujas especulativas.

Mientras tanto, el Banco Central Europeo y demás Bancos Centrales, obcecados hasta la ceguera con las tasas de inflación, han estado haciendo unas evaluaciones pésimas de la estabilidad financiera y unas previsiones de crecimiento que al revisarlas hoy dan risa (o llorera).

Ahora, se ve claramente lo que se quiere imponer: ajustarnos todos a Alemania. Esto, que es dudoso que se pueda hacer, simplemente significa disminuir salarios (o más exacto: disminuir la parte del pastel que va a los salarios). El Pacto del Euro tiene dos objetivos: poner la balanza a favor de los patrones y de los acreedores para exprimir a los trabajadores y a los deudores. Estos se resumen en uno: maximizar beneficios. Una maximización de beneficios al nivel de estos grandes conglomerados que nos traerá desastres macroeconómicos.

¿Podemos criticar a los sucesivos gobiernos que ha habido en España por su responsabilidad en la situación actual? Claro que podemos. Y debemos. Pero nunca tenemos que olvidar que no vivimos en una economía planificada. Vivimos en sociedades con economías de mercado, y en concreto en sociedades capitalistas (porqué una economía de artesanos es una economía de mercado, pero no vivimos en economías de artesanos, a pesar que a muchos elementos de las llamadas profesiones liberales les guste imaginar que sí).

En nuestras sociedades las decisiones más importantes para el crecimiento, la competitividad y el empleo están tomadas por los actores industriales y financieros, y en especial los más grandes. Si queremos entender nuestra situación actual es a estos actores a quien hemos de mirar.

Por ejemplo, justamente las personas que integran el patronato de la fundación FEDEA. Es a estas personas a quien hay que preguntar: ¿por qué han invertido tan mal? ¿Por qué no hay innovación en España? ¿Por qué han financiado el boom inmobiliario? ¿Por qué no aumenta la productividad? ¿Qué clase de proyectos están financiando!? Ustedes, que ha diferencia de los Estados europeos tienen acceso al dinero gratis, ¿por qué lo utilizan tan mal?

Es momento que los Estados Europeos recuperen a través de su parlamento el derecho y el monopolio de la emisión de moneda.

 

“España necesita el látigo del Pacto del Euro” : http://elpais.com/diario/2011/03/20/negocio/1300629145_850215.html

Link blog original: http://desequilibriogeneral.wordpress.com/2011/04/02/aquellos-que-aclaman-el-pacto-del-euro-1/

Advertisements

One thought on “Aquellos que aclaman el Pacto del Euro (1)

  1. Retroenllaç: Aquellos que aclaman el Pacto del Euro (2) | Contes de l'exili

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s