De violencias, hombres, mujeres y autres-chiennes

Supongo que todos os habéis fijado que los hombres hablan de manera diferente cuando sólo están entre hombres que cuando hay hombres y mujeres. También os habréis fijado que los hombres hablan de manera diferente cuando se dirigen a otro hombre que cuando se dirigen a una mujer.

Hay muchas formas de expresarse normales entre hombres, me parece a mí, que en cambio son consideradas violentas cuando se utilizan de un hombre hacia una mujer.

Quizá la expresión no se considera violenta en sí misma, sino que depende de a quien se diriga: una expresión dada no es violenta si es de hombre a hombre, pero sí es violenta si es de un hombre hacia una mujer.

Quizá la expresión dada es violenta en sí misma, pero cuando es de un hombre hacia un hombre se considera un grado de violencia normal o soportable; en cambio, cuando es de un hombre hacia una mujer no parece soportable.

¿Por qué hay expresiones y formas de hablar que son aceptables entre los hombres, pero no para las mujeres? O si se quiere ir más lejos, ¿por qué hay formas de violencia que son aceptables para los hombres, pero no para las mujeres?

En ocasiones no sé si esta diferencia se debe a que se reconoce que la sociedad pone a las mujeres en una situación de inferioridad o si por el contrario se debe a que la sociedad considera a las mujeres inferiores.

A veces no sé si se quiere proteger a las mujeres o por el contrario mantenerlas en un estado de inferioridad.

He llegado a preguntarme si lo que se socialmente condena como algo espantoso desde tiempos muy antiguos es la violencia del hombre sobre la mujer (en público) o lo que es realmente espantoso es la posibilidad de que la mujer ejerza la violencia.

¿Nunca se ha de utilizar la violencia en público contra una mujer porque no se quiere que ella la utilice? Nada más bochornoso que perder en público ante una mujer.

En ocasiones no sé diferenciar entre las demandas feministas y las normas de cortesía que los hombres deben mantener hacia las mujeres; ¿hablamos de feminismo o de cómo ser un gentelman?

Cuando me da por infórmame en política y economía, me cogen dudas: ¿hay feministas que viven en los mundos de yupi?

Cogiendo sus clasificaciones de violencia, toda protesta social es violenta; toda forma u expresión que no encaja en las normas de “buena conducta” impuestas por los hombres más poderosos, ¡también es violencia! Hasta llega un punto que la crítica también es violencia: “ese me ha criticado, es un violento!”

Parece que para no ser violento con las mujeres se les ha de dar siempre la razón, con una perfecta condescendencia, y luego hacer lo que a uno le da la realísima gana, utilizando los privilegios patriarcales. Si ellas hasta lo aplaudirán: “¡bravo! qué hombre feminista! Nos da la razón como a las locas”.

Supongo que algunas vivirán en un sueño neoliberal donde, más allá del conflicto de géneros (sistema de dominación masculina, ojo), todos los hombres son iguales y viven en harmonía y si son “violentos” es porque son unos criminales.

Los que no viven en ese sueño saben que son los hombres más poderosos, los principales responsables de esta barbarie civilizada, que señalan a los otros como violentos.

A menudo me las imagino como Marias-Antonietas leyendo las revistas que el rey hace publicar para ellas y rodeadas de cortesanos empolvados, de esos que sí saben tratar a una mujer, tratarla como manda el feminismo.

Añadido: Alguien me dijo: muchas mujeres no están acostumbradas a que un hombre las cuestione y les lleve la contraria y lo ven como algo violento hacia ellas; pero por otro lado, parece que esta falta de práctica y capacidad de mantener una discusión con argumentos que la contradicen después las perjudica mucho en el mundo laboral. En el mundo laboral no te dan la razón por ser una mujer.

¿Y si llevar la contraria o abrir una discusión con una mujer, en la que se le obliga a dar argumentos, no fuera una muestra de imposición masculina, sino todo lo contrario, la aceptación de su capacidad de argumentar ante las contrariedades? La dominación masculina sería más bien: “claro que sí mujer, tienes razón en todo, es fantástico todo lo que haces (luego me lo voy a pasar por donde quiera, pero tú no lo vas a saber o te lo voy a imponer)”.

 

 

Añadido 2: Selon quelques abolitionnistes : << on va abolir la prostitution en mettant des amendes ; c’est sûr que ceci va être définitif. D’ailleurs, on ne donne aucune solution pour le manque de revenus des prostituées qui quittent l’exploitation.

Aujourd’hui il y a un niveau haut de chômage, qui est encore pire pour les femmes, mais les statistiques récentes démontrent sans aucune marge de doute que c’est en train de diminuer – le grand Hollande tient ses promises.

C’est vrai, peut-être elles n’auront pas de travail dans l’immédiat, pas de revenus, mais au moins elles ne seront pas des prostituées ; c’est mieux si elles sont SDF.

En fin, si elles n’ont pas de pain, qu’elles mangent de la brioche ! ».

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s