El heteropatriarcado y las agresiones sexuales a hombres y niños

Cuando los feminismos señalan la imposición de la heterosexualidad como una característica intrínseca del patriarcado adoptan un punto de vista centrado  en la mujer que no da cuenta de la totalidad de la realidad social.

Por un lado la heterosexualidad sería impuesta en la mujer, mediante diferentes mecanismos y con violencia. [ver sección feminismos]

Por el otro, el patriarcado produciría por sistema a un conjunto de hombres que no se adaptan a los patrones de la heterosexualidad, pero no a causa de la elección de estos hombres, sino a causa de una imposición. A un conjunto de hombres se le impondría una alteración de la sexualidad, también con violencia. En general, esta imposición se produciría durante la infancia.

En ocasiones se han presentado las agresiones y violaciones a los niños como algo ligado a la homosexualidad, ya sea tanto de la víctima como del perpetuador. Esta relación no tiene ningún fundamento.

En general no tiene ningún sentido ligar la orientación sexual de la víctima con la del agresor. Ni en una dirección ni en la otra.

No tiene ningún sentido mezclar dos cosas que no tienen nada en común, que de hecho son opuestas, una deriva de la elección (homosexualidad), y la otra de la imposición (agresión sexual).

No tengo datos, pero creo que es muy probable que los perpetuadores no sean homosexuales y se interesen tanto en los niños como en las niñas.

Esta falsa relación entre una cosa y la otra es injusta y perjudicial tanto como para las víctimas como hacia los homosexuales; contribuye a los tabús, a la estigmatización de ambos colectivos y a la ocultación de la violencia que sufren o han sufrido.

Además, no me sorprendería que algunos hombres (niños) agredidos sexualmente por otros hombres sintieran un rechazo a lo que se podría llamar una preconcebida “homosexualidad impuesta”; ya sea en su vertiente más clásica de seminario católico o en una versión moderna de “lo gay es guay”.

Si los feminismos visibilizan tanto a los homosexuales mientras ignoran el otro fenómeno es porque les genera una contradicción que haya hombres heterosexuales que también hayan sido agredidos y cosificados de manera sexual. Al fin y al cabo lo más importante para una mujer es saber si tal hombre quiere o no quiere follar con ella. En su chocho-falo-centrismo no quieren ninguna competencia en el recuento de victimario.

El tema de la minoría de niños agredidos por mujeres lo dejo de lado; quizá haya alguien pueda decir algo. La intuición me lleva a considerar que es un fenómeno de por sí intrínseco y raro del patriarcado, como si las estructuras de conflicto dominantes llevaran en determinadas circunstancias a generar un resultado “traspuesto” o mutaciones.

Durante el paso de la infancia a la adolescencia y a la edad adulta, los hombres agredidos se reposicionarían de un modo más o menos estándar en los roles sociales existentes de heterosexualidad/homosexualidad.

Para acabar valga decir que el de hombre (niño) víctima de cualquier violencia (ejercida por otros hombres), es también en muchos casos asociado a una conducta femenina, mariquita o homosexual. Ser hombre víctima de violencia es algo que el patriarcado asocia al mariquita, al “invertido”, al “innombrable” o al “otro”.

 

Advertisements

One thought on “El heteropatriarcado y las agresiones sexuales a hombres y niños

  1. Retroenllaç: Índice-resumen de textos sobre el sistema capitalista-patriarcal | Contes de l'exili

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s