Putas del mundo, uníos

Cuando pienso en la agresión y en la oferta de prostitución que me hicieron cuando era niño, a veces me pregunto: ¿Qué hubiera sido mi vida si la necesidad me hubiera llevado a responder “sí”? Un infierno. Es pederastia pura y dura, con 11 años, a la que de hecho están sometidas en el mundo xxxx niñas (no quiero ni saber la cifra), pero también numerosos niños [1].

Las cosas que he hecho me han llevado a conocer algo parecido, como cliente de prostitutas. En principio quiero pensar que una cosa no es igual a la otra. No me parece lo mismo que una mujer adulta tenga relaciones sexuales a cambio de dinero a que lo haga un niño o una niña.

Un problema adicional es cómo esta mujer ha alcanzado su madurez sexual, porque puede ser el caso que haya sido a base de prostitución y violaciones desde los 11 años. Entonces, supongo que en muchos aspectos su vida es un infierno; aún más si sigue explotada y sobrexplotada 10 o 20 0 30 años después. Esta es la cara de la tristeza; claro que la he visto.

La consideración que puedan hacer las prostitutas de las relaciones que he tenido con ellas no creo que vayan más allá del “uno más para el olvido”. Por mi parte, imagino que siento cierta empatía hacia ellas. Nunca les he querido hacer daño. No soy yo quien lo tiene que valorar todo esto, pero tampoco es el primero que pase; solo ellas pueden hacerlo. Lo pasé bien y lo pasé menos bien, en general no es algo que recomendaría: por ella y por uno mismo [2].

Si me lee alguna feminista tontaina, que no se escandalice por la última historieta que publiqué. No tengo ninguna intención de irme de putas. Pero  de alguna manera me gustaría poder ayudarlas – de lejos, por si acaso.

Después de todas estas vivencias, me pregunto: ¿qué sería mi vida si me hubiera visto coaccionado de una manera u otra u obligado a decir que “sí”? Yo tuve la suerte de no vivir esa vida. No sería la misma de una mujer, pero los hombres en esta situación también existen. Yo me acuerdo de ellos, aunque no los conozca, como me acuerdo de ellas.

Me duele no poder hacer nada. Quizá lo mejor no era follar con ellas. Yo por ese entonces no recordaba lo que me sucedió en mi infancia; creo que buscaba follar, pero también me buscaba a mí mismo. Las buscaba. Quiero intentar sacar algún aprendizaje de todo esto.

Visto desde fuera, creo que si se pudieran comunicar y organizar entre ellas sería algo positivo. Que discutan sus enfoques divergentes, pero directamente entre ellas, sin la mediación de proxenetas ni instituciones ni clientes. Quizá se podrían ayudar, quizá sus voces serían tenidas más en cuenta y tendrían más posibilidades de realizar sus diferentes opciones, dado el mundo en el que vivimos.

Me temo que no se hablan demasiado entre los diferentes grupos, en la calle robadors, en las ramblas, las asiáticas, las del este, las autóctonas y demás fauna; las independientes, con las de los clubs y con las de las casas. Entre países diferentes: en España, Francia y Holanda, en los países de origen.

Es posible que mi historia personal me haya llevado a idealizarlas, pero yo creo que ellas constituyen una fuerza política anticapitalista y antipatriarcal que puede socavar una parte importante de los fundamentos del sistema político-económico en el que vivimos.

Ellas son un agente revolucionario extremo ya que la prostitución representa la cara oscura del sistema; ahí donde el patriarcado se muestra como mercancía: la objetivación de la mujer es traducida en la unidad de valor abstracta que rige el comercio de los hombres. Entonces, se hace evidente a los ojos de una sociedad habituada a pensar en términos de dinero que esa mujer ha sido objetivada y comprada [3].

Por supuesto, ya me imagino que muchas personas, muchas feministas, ya han estudiado todo esto, perdonen la falta de bibliografía. Lo que quiero subrayar es que con la prostitución quedan en evidencia dos conflictos fundamentales de nuestra sociedad sintetizados en una transacción: entre los hombres y las mujeres y entre los que tienen dinero y las que no lo tienen.

En su expresión extrema podemos tomar como ejemplo la red de prostitución de DSK (presuntamente proxeneta); y ya que estamos también podemos recordar otra expresión extrema con DSK y Nafissatou Diallo, que recibiría esta calificación aún en el increíble supuesto que ella hubiera consentido (él pagó para cerrar el caso y no tener que ir a juicio).

Cantaba James Brown, “you know men made money to buy another men” y tenía mucha razón, eso resuena a la lucha de clases. Lo que se olvidó de decir es que los hombres también compran a las mujeres o tienen muchas posibilidades de estar en relaciones en las que ellas son relegadas y tratadas como objetos o menores de edad; que los hombres utilizan la violencia para someterlas.

Dadas mis orientaciones políticas, cuando me imagino esa vida que no viví, si yo fuera una puta creo que diría: Putas del mundo, uníos.

Uníos y marchad sobre el mundo.

 

* Yo por mi lado voy a intentar reunir a los Warriors of the world [nombre provisional]. Me temo que será una panda muy poco recomendable; van a hacer falta bastantes sesiones miérdicas (con algunos muerte directa).

 

[1] https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/05/30/tres-historietas/

[2] A veces hablan de putas voluntarias y felices, yo creo que no he conocido a ninguna. También he de decir que tampoco me ha parecido algo tan horrible como se describe a menudo, al menos en la mayoría de casos. No es sólo ese el problema, plantearlo como algo horrible (una violación) por sí, creo yo, lo que no sé cómo plantearlo. Más que la sensación de estar con alguien que se muere de asco o de dolor, es como la sensación de bailar con alguien que lo hace por compromiso, incomoda y apresurando el final de la canción.

[3] Otro problema es saber hasta qué punto esta transacción no es el reflejo del funcionamiento general de la sociedad; bajo esta hipótesis las mujeres serían objetivadas y algunos hombres determinados podrían hacer uso de su cuerpo, en función de normas e instituciones diferenciadas. En la historia dos de las instituciones implicadas de gran antigüedad serían el matrimonio y la prostitución (y el esclavismo). El análisis de la situación actual y el grado de objetivización y apropiación que hay en todos los tipos de relaciones actuales, aún más sabiendo su variedad, lo dejo para otra ocasión. Por supuesto, ya me imagino que muchas personas, muchas feministas, ya han estudiado todo esto, perdonen la falta de bibliografía.

Como detalle decir que más que un problema de objetivación, yo lo enfocaría como si la subjetividad de ella no ha sido tomada en cuenta o totalmente en cuenta. Quizá soy muy materialista, pero yo me considero un objeto, un objeto y un sujeto al mismo tiempo (objetivizame por favor, que si no nos chocamos de cara).

 

Anuncis

2 thoughts on “Putas del mundo, uníos

  1. Retroenllaç: Autour du viol et d’autres | Contes de l'exili

  2. Retroenllaç: Índice-resumen de textos sobre el sistema capitalista-patriarcal | Contes de l'exili

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s