Agresiones sufridas (otra historia “real”)

En los últimos años he sufrido algunas agresiones en la calle por la noche. Recapitulando:

* Cuando vi que agredían a una chica en un portal (la tiraron al suelo de una hostia), intervine, me amenazaron y me dieron una colleja. Ella se fue corriendo, espero que no la cogiera el chico que salió detrás unos minutos después.

* Cuando vi que agredían a una chica en la calle (su pareja le dio un bofetón). Intervine, le dije al chico que llamaría a la policía. Me amenazó, nos encaramos como gallitos, pero yo me largué. Es difícil que me parta la cara por una desconocida. Ella se fue andando, pero el chico la alcanzó: carne de cañón.

* Cuando vi que insultaban a un gay en el autobús. Un grupo de chicos de unos 17 o 18 años lo tenía arrinconado. Me senté a su lado. Entonces me insultaron a mí, me dieron alguna colleja e intentaron sacarme la cartera sin éxito.

* Ese portero de discoteca que después de intervenir para que dejaran entrar a unos chicos que iban delante (¿cuestiones raciales?), no me dejó entrar a mí. Estuvimos hablando, nos encaramos, le insulté (“eres árabe y eres tan gilipollas de ser racista con estos chicos indios” y algo más). Me dio bien el cabrón.

* Estaba en un bar. Una chica me vino a hablar. Media  hora después salimos, sus amigos estaban fuera. Al cabo de un rato le fui a dar un pico. Se apartó toda alterada, se giró y alzando los brazos se dispuso a huir atemorizada; la francesita haciendo el papel “un extraño español que me quiere besar, aaa agresión”. La cogí del cinturón de la chaqueta (“ei tía, tranqui, que ya está, ni te he tocado”). El botón del cinturón se rompió: gran drama. Se fue hacia sus amigos a contarles. Me acerqué, a la tercera vez que le pedí perdón y me ignoraba  le dije: “tía eres una idiota, ni te he tocado, perdona por el botón, que quieres que te diga. Ya has hecho tu papelito. No quieres las disculpas, te puedes ir a la mierda”. Entonces sus 4 amigos se me encararon. Me dijeron que le tenía que pedir perdón. Les mandé a la mierda y uno de ellos me agredió. Espero que se quedara contenta la chica: su agresión fue vengada. Imbécil, te acabará violando uno de tus amigos agresores que te follará y no sabrás decir que no. El que me pegado, será su “pago”.

* Por la calle de noche. Vi dos chicos, me dieron mala espina, pero seguí andando. Unos minutos después, noté que alguien me cogía por detrás. El otro se me puso delante, tenía un pequeño cuchillo. También me cogió poniendo el cuchillo en la cara y en el cuello. Me agredieron, me amenazaron y me robaron. También me registraron buscando hachís (incluyendo una agresión sexual).

* Por ser un hombre y llevar el pelo largo. Hasta en la universidad una trabajadora me recomendó que me lo cortara: “sabes, la gente es muy tradicional por aquí y hay algunos que no ven bien que un chico vaya con el pelo largo”.

Visto lo visto cuando leo algunos textos feministas sobre las agresiones que sufren los hombres (o que según ellas, las que no sufren) los considero incorrectos. Según dicen, las agresiones se producen por el hecho de ser mujer, los hombres en la calle andan sin miedo, con su gran falo, sin que nunca les pase nada. No son agresiones motivadas por el hecho de ser mujer, ¿y qué? Son agresiones en la calle y de noche.

Parece ser que yo he sufrido agresiones y agresiones sexuales en la calle por lo menos desde que tengo 11 años (y no soy el único). No sé qué explicación  darán esas personas que solo ven la violencia sobre las mujeres y todo lo explican por el sistema de dominación masculina (expresión de moda en Francia). No lo ven (lo invisibilizan).

Yo sé que estas agresiones también hacen sistema. Nadie se puede otorgar el derecho de decirme que esto es algo residual, accidental, no sistemático, etc. Es algo sistémico. Soy un sujeto político.

Alguien puede argumentar que las 3 primeras me las busqué yo. No tenía por qué intervenir. Ahí se ve su calidad humana. También se puede contra-argumentar que algunos roles masculinos impelen a intervenir.

Con la 4ª también podría no haber intervenido. Su venganza de no dejarme enterar a mí fue de niño idiota, totalmente infantil. No tenía por qué insultarlo, pero el cabrón bien que agredía. Me cago en él, mal viento se lo lleve.

Con la 5ª tengo más problemas para conceptualizarla. Ella me vino a hablar. Yo la quise besar, no quiso, de acuerdo, pero me parece que sobrerreaccionó. Me parece tan fácil por su parte ejercer la presión social: “lo hago quedar como un delincuente. Es un hombre y me ha intentado besar. Es extranjero y está solo: todavía más fácil”. ¿Agresión de quién?

La 6ª es una agresión en toda regla, con el objetivo de robarme y humillarme.

La 7ª es una curiosidad y no encaja bien con el resto, pero la incluyo también.

Toda la violencia de este tipo es sistemáticamente invisibilizada, primero por los hombres (los agresores y los agredidos) para no tener problemas con la policía y/o para no poner en duda su masculinidad. Después es invisibilizada por las mujeres, que son el centro de todas y las peores violencias; los hombres no, son hombres.

Yo no quiero el desarrollo de un estado policial represor, pero esta violencia bien que existe.

Los hombres no hablan. Las mujeres y las feministas lo ignoran: la violencia (y la violencia sexual) se produce por el hecho de ser mujer. Casi podría decir: ¡Entonces no soy un hombre! Incluso se podría recuperar esa estupidez machista por la que un hombre agredido sexualmente por otro hombre se vuelve homosexual. ¡Claro! [Homosexual en todo caso lo es el que hace la agresión, por ejemplo los que me robaron].

Lo que pasa es que después de la violencia de los hombres, llega la violencia de las mujeres (y desde los feminismos). En este caso se trata de una violencia simbólica. El problema se invisibiliza y se excluye por la misma construcción teórica: no existe o es algo residual sin importancia. Entonces la teoría está mal.

Considero que esta violencia que ejercen las mujeres no es del todo comparable con la que ejercen los hombres sobre los hombres y la que ejercen sobre las mujeres, pues no sería posible sin la violencia ejercida previamente por los hombres. Es una violencia que tiene fuerza mientras se mantiene la violencia de los hombres. Las mujeres no están en un plano de superioridad; depende del ámbito social y de los otros hombres.

Al actuar así están facilitando la concentración de poder en los hombres agresores y dominantes. Ahí van esas feministas que se creen muy anti-patriarcales, pero de hecho le están haciendo el juego al patriarcado, alimentando a sus explotadores.

Ya que las estadísticas muestran que es algo significativo (el 10% o el 15% de los hombres han sufrido agresiones sexuales cuando eran niños, ¿no?) se podría hacer teoría. Algunas aportaciones feministas son relevantes. A mí me interesa el feminismo porque me explica cosas de mi propia existencia, pero están descentradas respecto a mí mismo. Me sirven en un proceso de (re)construcción.

Una hipótesis sobre las agresiones sexuales y el maltrato en hombres/niños (una provocación):

Es un proceso por el que se crear un 3er género (o sub-género) o una clase diferente. El proceso sería la siguiente: al mismo tiempo que se crea el género mujer subordinado, se genera un tipo de hombre al que se le quieren negar las características plenas asociadas a su género hombre, un hombre al que se pueda someter. Quizá también tenga algo que ver con la apropiación de las mujeres. [Se me ocurre una analogía con lo que decía sobre las esclavitud y el patriarcado una historiadora feminista que murió no hace tanto, ¿quién era…?]

Es importante que los hombres agredidos hablen, pues una clase que hasta cierto punto se auto-perpetúa (hombres que fueron agredidos sexualmente de niños y que a su vez agreden a niños; del orden del 25% de los hombres agredidos, según Wikipedia).

Todo esto no quiere decir que estos hombres estemos en una posición de inferioridad respecto las mujeres. Ahí su lucha.

Otra cosa es que visto lo visto, yo no me voy a callar. Que me digan lo que quieran: no me voy a callar ante los hombres ni ante las mujeres. Quien quiera que se moleste. Soy un sujeto político incómodo.

 

p.d.: ah, sí, me he dejado una: esa de cuando fui al callejón y los i-pods nanos [1].

[1] https://jordipujolxlopadri.wordpress.com/2013/05/30/tres-historietas/

 

Anuncis

2 thoughts on “Agresiones sufridas (otra historia “real”)

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s