El fractal y la misantropía. El odio, la gangrena

El fractal

Me da la sensación de estar viviendo en un fractal. Fractaaaaaaaaaaaaaaaal.

 

El fractal y la gangrena

Pues de alguna manera Miguel el video me ha hecho pensar, es un poco eso, la organización social no responde a “una” estructura que evoluciona; la sociedad se organiza por estructuras superpuestas, que se descomponen a su vez en más estructuras y así sucesivamente. Las formas de estas estructuras se reproducen de unas a otras y así reproducen a la sociedad en su conjunto a través del tiempo.

El problema es que el significado también se descompone en nuevos significados, con formas que reproducen y evolucionan las del primero. El objeto y el significado se confunden en una dialéctica infinita hasta no saber que es lo uno y que es lo otro. La misma persona, el “yo” se desgrana en formas y en significados por hacer y recorrer, sin fin. Mi vida es un fractal, un sueño geométrico de figuras siempre nuevas y siempre iguales.

Pero el sueño se vuelve pesadilla. Las estructuras contienen jerarquías que se reproducen de unas a otras y así se refuerzan. En las estructuras sociales y en sus estructuras de significación hay las peores jerarquías de dominación, de opresión y de explotación. Es una gangrena putrefacta que se extiende con las mentiras y la violencia. Todo quiere contaminar, cada estructura social y hasta lo más profundo de la persona. Todo lo quiere entremezclar, le gusta utilizar el miedo. Es el expolio del Estado y es el monstruo que te acecha la noche oscura.

Para ponerte un ejemplo de política: en Catalunya la gangrena es CIU (y el PSC y que te voy a contar).

 

El odio y el fractal

La misoginia tradicional ya la conocemos todos; la misoginia moderna es más esquiva. Mientras la primera considera a las mujeres como inferiores, la misoginia moderna dice considerarlas como iguales, pero de hecho las trata como a imbéciles.

La misoginia moderna es ruin, falsa y gana terreno gracias al disimulo. La misoginia moderna se dice feminista. Es la que dice “si, si” y luego hace todo lo contrario, imponiéndolo a la fuerza. Es la que hace grandes declaraciones de intenciones, pero impide de hecho su correcta puesta en marcha: falta de recursos. Es la que concede con la mano derecha, mientras que con la izquierda prepara la apisonadora.

El hecho es que la misoginia moderna tiene cierta tendencia a la inestabilidad y a la temporalidad. Cuando ya no necesitan disimular, los hombres vuelven a la misoginia tradicional. Por eso, ahora que la crisis está acabando con las resistencias sociales parece que la misógina moderna está decayendo y se está preparando la vuelta a la misoginia tradicional.

Os lo digo yo, que estoy muy versado en el ejercicio de la misantropía intelectual. Mientras la sociedad esté organizada por relaciones de conflicto, de dominación y de explotación, habrá misantropía en todas sus formas, habrá misantropía de opresores y misantropía de oprimidos. Mientras haya una sola persona oprimida en la tierra, yo no podré evitar sentir y ser un misántropo, un misandro y un misógino.

El nivel global de misantropía está aumentando, peligro de fallo del sistema [voy a cenar, el hambre también genera misantropía]

Anuncis

3 thoughts on “El fractal y la misantropía. El odio, la gangrena

  1. Retroenllaç: El machismo como mecanismo de dominación de género y de clase (2): estrategias y objetivos | Contes de l'exili

  2. Retroenllaç: Indice del Fractal | Contes de l'exili

  3. Retroenllaç: Índice-resumen de textos sobre el sistema capitalista-patriarcal | Contes de l'exili

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s